Defensa paga las misiones de paz con un fondo para imprevistos

El ministerio solamente aportó 14 millones propios de los 716 que costaron las operaciones en 2009 - El gasto en Afganistán se ha triplicado desde 2004

EL PAÍS

En los últimos 20 años, España ha desplegado más de 130.000 militares e invertido casi 7.000 millones de euros en medio centenar de operaciones de paz en cuatro continentes. En 1990, esas misiones costaron poco más de 40 millones. En 2009, 716.

Estos compromisos internacionales de España se financian con cargo al Concepto 228 del Presupuesto de Defensa. En 1998 dejó de ser suficiente y se empezó a recurrir al llamado fondo de contingencia -creado para hacer frente a situaciones imprevistas como los daños provocados por una riada o un verano de incendios- hasta el punto de que en los últimos cinco años, más del 95% de la financiación de las operaciones de paz salen de este fondo. Los complementos que los militares cobran por estar en una misión en el exterior, el transporte de tropas y material y algunas veces el material que puede servir para varias operaciones, como inhibidores en vehículos, por ejemplo, se financian con el fondo de contingencia.

"Se dice que el gasto militar baja, pero sube", denuncia Joan Herrera

Por ejemplo, en 2009 Defensa solamente asignó a sus presupuestos 14 millones de euros para las operaciones de mantenimiento de la paz. Costaron 713 millones de euros. La diferencia (el 98%) salió del fondo de contingencia. Desde el año 2000, la financiación por esta vía ha superado los 4.500 millones de euros. "Empezó siendo una excepción, pero ha terminado por convertirse en la regla", asegura, en un reciente y exhaustivo informe, Paulina Correa, experta en seguridad y defensa del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas, próxima al PSOE.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, suele repetir que la misión en Afganistán (ISAF) es "la más dura, arriesgada y difícil" a la que se han enfrentado nunca las Fuerzas Armadas. También es la más cara de su historia: ha costado 1.659 millones, algo más de 1.900 si se añaden los fondos destinados a la operación Libertad Duradera (2002-2004), según los datos de la Subdirección General de Gestión Económica del Ministerio de Defensa recogidos en el informe. Los gastos de ISAF se han triplicado, desde los 122 millones de 2004 hasta los 372 de 2009.

La segunda más cara (1.444 millones) ha sido SFOR (Fuerza de Estabilización de la OTAN en sus siglas en inglés), en Bosnia, donde la presencia militar española, bajo diferentes banderas y misiones, ha sido permanente desde 1992. La última, EUFOR-Althea, está en fase de cierre. El pasado febrero se retiraron 38 de los 225 efectivos y está previsto que este mes se produzca la segunda etapa del repliegue, mucho más numerosa. Los Balcanes es, con mucha diferencia, la región a la que más esfuerzo han dedicado las Fuerzas Armadas en los últimos 20 años: 3.608 millones de euros en seis misiones.

Libertad iraquí, la operación lanzada por el ex presidente del Gobierno José María Aznar en 2003 con 1.300 militares tuvo un coste de 319 millones de euros.

Estos créditos del fondo de contingencia provocan que, en la práctica, sea el Ministerio de Hacienda el que tenga la última palabra sobre las misiones de paz. Correa, del departamento de Economía Aplicada de la Universidad Rey Juan Carlos, advierte que "la presión de mayores necesidades de gasto social va a originar sin duda una mayor demanda de recursos de este fondo de reserva para atender otras finalidades y en esas circunstancias, resultará difícil mantener su contribución relativa al Presupuesto de Defensa".

Iniciativa per Catalunya, ERC, e IU presentaron el pasado 28 de mayo en el Congreso una proposición no de ley en la que advertían del "espectacular e injustificado incremento del gasto militar" y pedían que se recortase. "La mayor parte del fondo de contingencia se la gasta Defensa. Es decir, se dice que el gasto militar baja, cuando en realidad, se incrementa", asegura el portavoz de ICV, Joan Herrera.

Clases de helicóptero para afganos

La ministra de Defensa, Carme Chacón, anunció ayer que va a poner en marcha un equipo de formación y adiestramiento de pilotos de helicóptero para afganos en la base de Herat.

Habrá 15 profesores, de los que cinco serán españoles, otros cinco lituanos, tres de Ucrania y dos de Letonia. Está previsto que las clases sobre "navegación y empleo táctico de los helicópteros MI-17" empiecen antes de final de año "para que el ejército del país pueda ir asumiendo el control de su propia seguridad", según Defensa.

Chacón lo anunció en la sede de la OTAN en Bruselas, que ayer acogió una sesión dedicada a la operación en Afganistán. Antes del comienzo, pudo mantener "un breve encuentro" con el comandante de ISAF, el general Stanley McChrystal, quien le trasladó que, pese que se trata de la misión más dura y arriesgada de la OTAN, "existen algunos indicadores positivos". Los explicó con tres cifras: el 60% de los afganos cree que su Gobierno va en la dirección correcta -hace un año ese porcentaje era el 51%-, y el 85% de los efectivos del Ejército Nacional Afgano y el 46% de la Policía Afgana cuentan con instructores de ISAF. McChrystal destacó a los españoles. "Son un ejemplo", asegura Chacón que le dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de junio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50