Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Debate del Estatuto de Cataluña

Casas idea un sistema para desbloquear las votaciones

Se quiere evitar que la división arroje resultados de 4-3-3

Los magistrados del Constitucional dedicaron parte del Pleno de ayer a cuestiones de estrategia sobre la fórmula de las votaciones. Según ha podido saber este periódico, el alto tribunal va a adoptar una fórmula prevista para los casos de discordia y que ha dado buenos resultados en Estados Unidos y Alemania, aunque aquí aún no se ha puesto en práctica, según las fuentes consultadas.

El artículo 263.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial señala que cuando en una votación no se reúna mayoría sobre los puntos discordados, "se procederá a nueva votación, sometiendo sólo a esta los dos pareceres que haya obtenido el mayor número de votos en la precedente".

El problema es que, dada la composición del Pleno, integrado por 10 magistrados tras el fallecimiento de Roberto García-Calvo y la recusación de Pablo Pérez Tremps, es muy probable que se repitan las votaciones según los distintos bloques en que aparece fracturado el Pleno respecto de algunas de las cuestiones más delicadas, como por ejemplo, el alcance del término "nación". Es decir, que se reproduzcan votaciones de 4-3-3, en las que el empate se produzca entre las posiciones minoritarias.

La nueva fórmula permitirá que la situación no se eternice

Por ejemplo, en la votación de precepto impugnado, cuatro magistrados del bloque progresista pueden considerarlo constitucional, otros tres del sector conservador pueden apreciarlo inconstitucional, y los tres restantes, situados en un sector intermedio en el que habría un progresista descolgado y otros dos conservadores, decantarse por una interpretación de conformidad. Esa es la situación típica que ha impedido hasta ahora que haya sentencia.

Para resolver ese 4-3-3, las fuentes consultadas dijeron que se seguirá el siguiente método: se celebra una segunda votación, en la que participan los 10 magistrados, pero solo sobre las dos posturas minoritarias, es decir, sobre si el precepto es inconstitucional, o si es susceptible de una interpretación de conformidad. La postura que triunfe entre estas dos, se enfrentará a la mayoritaria favorable a la constitucionalidad, en una nueva votación de los 10 magistrados. Y la que de entre estas dos tenga más votos -en caso de empate a cinco resuelve el voto de calidad de la presidenta- será la que refleje la sentencia.

Según las fuentes jurídicas consultadas, este sistema provocará que las votaciones se dilaten durante días, pero no que se eternicen, dado que las respectivas posiciones de los magistrados siguen en el mismo sitio.

Según las fuentes consultadas, en cuanto los magistrados dispongan del texto de la ponencia que elabora María Emilia Casas -y que ayer aún no había sido repartida-, se hará un intento de votar la totalidad de la ponencia. Si este no fructifica, se votará por bloques, por artículos, por preceptos e incluso por incisos hasta obtener la sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de junio de 2010