Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete años de cárcel por blanqueo para el capo georgiano Kalashov

La Audiencia lo absuelve de asociación ilícita al haber sido juzgado ya en su país

La justicia española se apuntó ayer un gran tanto al condenar por primera vez en Europa occidental a un jefe de la mafia ruso-georgiana. Se trata del capo Zakhar Kalashov, considerado Vor v Zakone (ladrón en la ley), el más alto rango dentro de la criminalidad organizada en los países de la extinta URSS.

La sección segunda de la Audiencia Nacional lo sentenció ayer a siete años y medio de prisión por blanquear 7,5 millones de euros en España a través de dos promotoras fundadas por sus subordinados. Kalashov, en libertad bajo fianza de 300.000 euros desde el pasado marzo, fue absuelto de asociación ilícita por haber sido juzgado por ese delito en Georgia, que reclama su extradición para que cumpla esa condena y otra por secuestro, que suman 21 años de cárcel.

La sentencia, firmada por los magistrados Enrique López (ponente), Ángel Hurtado y Julio de Diego, relata cómo Kalashov, a través de sus subordinados de confianza Alexander Minine y Mijail Mndinaradze (también condenados por la Audiencia), fundó las constructoras Sun Invest 2000 y Elviria Invest, dedicadas "a transformar lo obtenido delictivamente en bienes o dinero de apariencia legal".

El proceso no ha estado exento de dificultades. Entre la documentación del caso consta un informe de inteligencia ruso en el que se asegura que otro de los inferiores de Kalashov y también condenado, Oleg Vorontsov, contactó con personas "de alto nivel" en España para influir en el instructor del caso, Fernando Andreu, y conseguir su libertad, aunque no lo lograra. También se acreditaron intentos de soborno a funcionarios de prisiones para lograr un mejor trato para Kalashov durante sus casi cuatro años de estancia en la cárcel, en los que llegó a incautársele un reloj-teléfono que utilizaba para comunicarse con los miembros de su organización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 2010