Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El 'narcobarrio' de Tivoli Gardens

Un distrito de la capital de Jamaica es el feudo del traficante más buscado y la circunscripción electoral de importantes dirigentes políticos de la isla

Decenas de casas del barrio de Tivoli Gardens, en Kingston, presentan orificios de bala después de varias jornadas de búsqueda implacable del narcotraficante más perseguido de Jamaica, Christopher Coke, Dudus. Un hombre de 42 años cuya solicitud de extradición por parte de Estados Unidos ha forzado al primer ministro, Bruce Golding, a una operación militar que no deseaba. Menos aún la querían los vecinos de Tivoli Gardens que hablaban ayer de quema clandestina de cadáveres y de ejecuciones extrajudiciales de supuestos pandilleros. Son al menos 70 los civiles muertos -también han caído tres policías- en esta operación. Pero Dudus sigue libre. Quién sabe si en su bastión de Tivoli, un barrio de Kingston Oeste en el que el narcotráfico, el reparto de dinero entre los más pobres y los intereses políticos se mezclan generando una situación explosiva.

Setenta civiles y tres policías han muerto durante la búsqueda del jefe Dudus

El primer ministro trató de evitar a toda costa su extradición a Estados Unidos

Jamaica logró su independencia en 1962. Su primer presidente, Alexander Bustamante, antes policía en Cuba, funda el Jamaican Labour Party (JLP) pensando en la inminente independencia, después de haber liderado una férrea lucha sindical contra el poder colonial británico. Gana las primeras elecciones presidenciales y como ministro de Fomento nombra a un joven y ambicioso político de origen libanés educado en Harvard, Edward Seaga. Seaga consigue su escaño por el distrito de Kingston Oeste y rápidamente se pone a la labor de mejorar las deplorables condiciones del barrio que le eligió diputado: Tivoli Gardens.

Aquí se empiezan a poner no solo los cimientos de unos edificios para albergar a los más desfavorecidos (Government Yards), sino también el andamiaje de lo que será la relación de los partidos políticos con los dones (capos) de esos mismos barrios.

La década de los setenta -durante el Gobierno del PNP (People's National Party), de inspiración socialista- fue muy violenta. Para entonces, Seaga lidera el JLP. Y ya por aquel entonces Tivoli Gardens tiene su primer importante don, Claudie Massop. Son años duros de la Guerra Fría que afectan al Caribe. Fidel Castro está intentando ganar influencia en la región y cuenta con el líder comunista de Grenada y con el jamaicano Michael Manley como mayores aliados. Washington tiene claro que Seaga es el hombre que cambiará la política para favorecer los intereses de EE UU.

El don de Tivoli Claudie Massop cae a manos de la policía. Más de 70 balas son alojadas en su cuerpo. Le sucede como don de Tivoli Lester Coke, apodado Jim Brown por su afición a las películas del salvaje oeste protagonizadas por este actor norteamericano.

Las violentísimas elecciones de 1980 coronan como presidente por muy amplia mayoría a Edward Seaga. Lester Coke y Vivian Blake empiezan a dar forma a la Shower Posse, la banda criminal que hasta hoy día se dedica principalmente al tráfico de cocaína rumbo a EE UU, principalmente a Miami y Nueva York.

El negocio florece, pero los métodos de la Shower Posse son tan violentos que el FBI comienza a investigar e inicia acciones contra Coke y Blake. En 1988 Seaga pierde el poder político a manos de P. J. Patterson, del PNP. Pero para entonces Tivoli Gardens es ya prácticamente un Estado dentro de otro Estado.

Washington quiere a Seaga en el poder, pero no a costa de tener las calles de Miami y Nueva York repletas de drogas. Las relaciones entre Seaga y EE UU se enfrían mientras la popularidad de Lester Coke crece por la cantidad de dinero que destina a acciones sociales. EE UU solicita al Gobierno de Patterson la extradición de Coke. Pero la víspera de la entrega su celda se incendia. O mejor dicho, alguien la incendia para que Coke no viaje a EE UU y pueda comprometer a nadie. Es en 1993 cuando el padre de Dudus fallece quemado entre rejas.

A su funeral acuden 30.000 personas, encabezadas por Seaga. Su hijo Christopher, Dudus, es el nuevo don de Tivoli que gobernará el distrito con mano de hierro y continuará la productiva política de su padre de repartir dinero a espuertas. En 2007 el JLP vuelve al poder, esta vez liderado por Bruce Golding. ¿Y dónde logra su escaño? En Kingston Oeste, con el apoyo masivo de los vecinos liderados por Dudus.

En agosto de 2009 llega a Jamaica una orden de extradición contra Dudus del fiscal general del Estado de Nueva York por delitos de tráfico de drogas y armas cometidos en 1995.

Golding trata de detener la extradición por todos los medios. Admite que ha pagado a una firma de abogados americana para paralizar la extradición por la forma en que se obtuvieron las pruebas contra Dudus. Hace dos semanas, Golding se dirige por televisión a la nación y explica que no tiene otra salida que buscar a Dudus en su propio feudo. Aprovechando el caos, hombres armados de los diferentes feudos de Kingston se dedican a quemar comisarías de policía y la ciudad se convierte en un campo de batalla.

El Ejército ya controla Tivoli Gardens. Dudus sigue en paradero desconocido, pero su fin como don de Tivoli parece sellado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de mayo de 2010