Reportaje:'Pretorianos' a comisión

La agenda del 'ministro' Luigi

El cerebro de la trama se reunía con políticos del PSC y CiU, y altos cargos de la Generalitat y de la judicatura

El ex diputado socialista y presunto cerebro de la trama corrupta Pretoria, Luis García Sáez, Luigi, tenía una agenda de infarto. Prácticamente de ministro. Y además de eso, tenía una exclusiva lista de contactos. Tal vez no muy larga, pero con nombres notables. No sólo tenía a los concejales de Santa Coloma, sino también a los de ayuntamientos del área metropolitana y políticos de las filas del PSC y CiU. Ambas agendas están incorporadas al sumario que instruye la Audiencia Nacional.

La agenda de Luigi da la imagen de que el ex diputado socialista es el nexo de unión de todos los imputados de la trama. Ahí están todos. Su base operativa era Santa Coloma de Gramenet, con cuyos ediles se reúne a menudo. Lo hace con el entonces alcalde, Bartomeu Muñoz, y con el concejal de Urbanismo, Manuel Dobarco, pero también con el director de Servicios, Pascual Vela.

Más información
Pretoria se extiende por el Barcelonès

Aparte del alcalde de Santa Coloma, Luigi se reunía con frecuencia con otras tres personas: el empresario inmobiliario Salvador Aixalà; el gerente del Instituto Catalán del Suelo, Emili Mas, y el ex diputado de CiU y miembro del Consejo General del Poder Judicial Ramon Camp, con quien coincidió cuando ambos estaban en la Mesa del Parlament. También eran habituales sus encuentros con el promotor Enric Viñas, que está levantando el complejo Cubics, investigado por la Audiencia Nacional, y que ha admitido ser amigo de Luigi.

Su agenda estaba ocupada, además, con reuniones con empresarios e intermediarios. Por ejemplo, se encuentra con el presidente de la inmobiliaria Espais, Lluís Casamitjana, en diciembre de 2008, un día antes de concertar una cita con el también imputado Lluís Prenafeta, ex secretario de Presidencia de Jordi Pujol. Además, Luigi se encontró, según los papeles, cuatro veces con Ramon Peñaranda, director general de Proinosa, y con el propio presidente de esta constructora, Josep Singla, que está encausado. Fuentes de la empresa constructora matizaron ayer que en realidad solo hubo tres encuentros con Peñaranda, a propósito de las obras de un mercado que finalmente no prosperaron.

La agenda telefónica de Luigi también demuestra que tenía buenos contactos en el mundo local, en especial de la región metropolitana de Barcelona. Disponía de los teléfonos de concejales y cargos medios de L'Hospitalet, Terrassa, Montcada i Reixac, Sant Adrià de Besòs, Lliçà, Olesa, Mataró, Granollers y otros municipios de fuera de esta área, desde Lleida hasta Tordera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El ámbito político estaba igualmente bien representado. Contaba con teléfonos, incluso móviles, de políticos tanto del PSC como de CiU. Para empezar, tenía el de sus dos ex compañeros de mesa en el Parlament, el convergente Ramon Camp y el socialista Antoni Dalmau. Pero también el de la ex alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet Manuela de Madre; el del parlamentario en el Congreso y ex alcalde de Mataró Manel Mas, y el del diputado de CiU Josep Sánchez Llibre.

En su libreta también hay teléfonos de varios empresarios (entre ellos Singla y Núñez i Navarro) y además están el del ex presidente de Caixa Girona Arcadi Calçada y el del ex jefe de Gobierno de Andorra Marc Forné.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS