Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La mejor técnica, una sombra

24 edificios sostenibles se muestran en la Fundación Canal

¿Qué significado tiene sostenible? ¿Consiste solo en aplicar unas cuantas técnicas? En algo coincidieron ayer los arquitectos durante la inauguración de la exposición Hacia otras arquitecturas, 24 proyectos sostenibles (abierta hasta el 25 de julio en la Fundación Canal): sostenible es un término manido. Y tampoco significa nada nuevo, la buena arquitectura siempre ha sido sostenible, no hay más que copiar a la naturaleza. "La sombra del Mediterráneo no tiene competencia", sentenció Rafael de la Hoz. Entre las obras seleccionadas las hay de todo el mundo. La Asamblea Nacional de Gales (Reino Unido), de Richard Rogers; el edificio Solaris (Singapur), de Ken Yeang; la Masdar City (Abu Dabi), de Norman Foster o la futura Eco-ciudad en Montecorvo, Logroño, de MVRDV. Según el comisario de la muestra, Luis de Garrido, todos son arquitectura sostenible. Tres de los arquitectos seleccionados explican qué entienden por sostenible en proyectos de Madrid.

» Sede de Sanitas. Íñigo Ortiz. "Fue el primer edificio sostenible de Madrid y los empleados lo disfrutan. Los primeros en EE UU eran muy feos, los hacían ingenieros porque el único objetivo era ahorrar energía. Pero sin arquitectura no funcionaban. Se decía que la buena arquitectura no podía ser sostenible. Y esta exposición confirma que es posible. Un edificio sostenible arranca desde su diseño buscando el confort de los usuarios, que no necesitan solo luz natural, sino una buena luz natural. En Sanitas los aseos, ascensores y hasta el cuarto de las instalaciones la tienen. Y buena ventilación, que se logra, primero, con un edificio bien aislado y, luego, sustituyendo el aire acondicionado por radiación de frío. Hay que utilizar sistemas pasivos la sombra natural, que no consume frente a los activos aire acondicionado. Pero la normativa muy poco exigente de España hace que esté a la cola de Europa. Los 20 años del boom han sido perdidos: se han hecho 10 millones de viviendas sin ninguna exigencia energética".

» Terminal 4 de Barajas. Antonio Lamela. "La arquitectura siempre ha sido sostenible (tiene que sostenerse para que no se caiga) y sustentable (soportable en todos los aspectos, económicos, sociales, de comodidad...). La T-4 demostró que es sostenible cuando el atentado. Ocurrió en el aparcamiento y el destrozo se quedó ahí, aunque la onda expansiva llegó a la terminal y el edificio se movió, pero no se cayó, porque es una movible. En cuanto a la crítica de que la terminal es muy grande, está pensada para 74 millones de habitantes al año y eso no cabe en una caja de cerillas".

» Nuevo edificio de Telefónica. Rafael de la Hoz. "Lo más ecológico que hicimos fue llevar el metro, si tenemos en cuenta que 14.000 pasajeros se desplazan consumiendo energía cada día durante 80 años. Mi idea de lo sostenible es que un arquitecto tiene que resolver los problemas de una humanidad que ha dicho que hay que estar siempre a 22 grados, sea en el trabajo, en el restaurante o en el cine. No podemos seguir así. En Telefónica, al sombrearla, el ahorro se disparó. La idea es que la mayoría de las buenas medidas, como el patio andaluz, están inventadas. Se está mucho mejor en un patio bien regado y ventilado que en un hotel con aire acondicionado. Ninguna técnica mejora la física".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de mayo de 2010