Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reestructuración del sistema financiero

Cajasur será vendida al mejor postor

El Banco de España cede el control al fondo de rescate, que la subastará entre cajas y bancos nacionales y extranjeros - Se inyectarán 523 millones al capital

Enorme sorpresa. El consejo de administración de Cajasur, la entidad número 20 del sector, consiguió engañar a todos (incluso a alguno de los suyos) hasta la misma madrugada del sábado, cuando decidió rechazar la fusión con Unicaja y pedir la intervención del supervisor. Unicaja, una parte de los sindicatos de Cajasur y el Banco de España daban por hecho que aceptaría la fusión porque no tenía otra salida lógica ya que estaba casi en quiebra.

Pero no. La entidad con 146 años de historia (fue fundada por el Cabildo Catedralicio de Córdoba en 1864), ha terminado de la peor manera, intervenida con urgencia y nocturnidad por el Banco de España. El consejo de la entidad cordobesa, que representa el 0,6% de los activos del sistema, se metió en el agujero y ha provocado que el dinero de los contribuyentes sanee sus errores de gestión. Cajasur pierde 40 millones al mes; tiene una morosidad del 8,47%; sufre una importante retirada de depósitos desde la última semana y no tiene el capital mínimo para operar.

Los depósitos y las obligaciones de la entidad están garantizadas

Ni siquiera esta penosa situación le inclinó a agarrarse al salvavidas que le lanzó el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que prolongó los plazos máximos y rebajó las condiciones de la fusión. Los curas de Cajasur se agarraron a un supuesto problema laboral para justificar su negativa.

Ahora será vendida al mejor postor: cajas de ahorros, banca española o extranjera. ¿Qué pasará con la ficha bancaria y la obra social? Dependerá de quién sea el comprador, dijeron algunas fuentes. "Es la primera intervención del FROB [el fondo de rescate español para entidades financieras], no está claro", añadieron. El Banco de España quiere que el proceso sea lo más rápido posible y con el menor coste. Cajasur podrá seguir operando con normalidad y cumplirá sus obligaciones frente a terceros. "Los depositantes y acreedores pueden estar totalmente tranquilos", afirmó el supervisor.

El primer paso del FROB será inyectar los 523 millones de capital que necesita Cajasur para alcanzar el mínimo legal. Luego evaluará los activos dañados para conocer la morosidad real y presentar un plan de negocio ante los posibles compradores.

El artículo 7 de FROB permite buscar la fusión con otra u otras entidades, el traspaso parcial o total del negocio a otro u otros competidores "a través de la cesión global o parcial de sus activos y pasivos con procedimientos que aseguren la competencia como una subasta". El plazo máximo es de seis meses, aunque el mercado apuesta por hacerlo en tres.

Unicaja y, según algunas fuentes, Caja Granada y Caja Murcia aparecieron ayer como interesadas en la entidad de la Iglesia, aunque estas dos últimas lo negaron. La entidad malagueña quiere hacer valer el dinero y el tiempo empleado para que continúe el proceso de fusión interrumpido ayer por el consejo de Cajasur. ¿Pueden los tres administradores del FROB reiniciar la fusión? Los expertos consultados no tenían una opinión unánime. Para algunos, continuar la fusión acabaría con la subasta, que es el mandato de los gestores públicos. "Del viernes al sábado ha cambiado todo. Cajasur ya no es una entidad estrictamente privada", decía un ejecutivo. Otro, sin embargo, consideraba que si se realiza otro consejo del FROB y se reoriente la labor de los representantes, podría reanudarse la fusión con Unicaja.

El PSOE de Andalucía y CC OO pidieron que se autorice la unión con Unicaja porque es la operación que está estudiada y aprobada por el consejo de la entidad. CC OO reclamó, incluso, que se haga "antes de que el lunes abran los mercados para evitar consecuencias negativas para la economía". El líder del PP, Mariano Rajoy, pidió la máxima rapidez en el proceso, porque afecta a la consideración de la deuda pública y a toda la economía. La intervención se ha producido en un momento delicado para España en los mercados, que ha llevado al Gobierno a adoptar el mayor plan de ajuste de la democracia.

José Antonio Iturriaga Miñón, Tomás González Peña y Francisco Orenes Bo, son los geos bancarios que ha enviado el fondo de rescate. Son ex ejecutivos financieros prejubilados seleccionados por un cazatalentos. Su misión es dirigir, controlar y ejecutar la actividad diaria, nombrar los directivos que consideren oportunos y conceder o revocar poderes. Ejercerán de director general, interventor general y responsable de riesgos. El objetivo es evitar el desgaste que supone una intervención y normalizar la situación de la entidad, que siempre funciona mejor cuando está gestionada por un competidor que bajo una intervención.

Estarán asesorados por el banco de inversión Nomura, que adquirió los activos de Lehman Brothers en Europa y Asia. El máximo responsable en España es Francisco Sánchez-Asiaín. Citibank, Deutsche Bank, Lazard, HSBC, UBS, y Merrill Lynch, también son asesores para otras posibles intervenciones.

Este sistema es una de las grandes diferencias con lo que ocurrió en la intervención de Caja Castilla La Mancha (CCM), en marzo de 2009. Entonces se tuvo que convocar un Consejo de Ministros urgente en domingo y fueron tres inspectores del Banco de España a Toledo a hacerse con las riendas de CCM. Estos profesionales no son los más indicados para las labores comerciales, por lo que se ha cambiado el método.

Desde ayer, el supervisor tomó todo el poder en Cajasur. Ya no tendrá que consultar a la Junta de Andalucía, que tutela las cajas de la región, cada paso que dé, ni estar pendiente de la asamblea general, ya que desaparece como órgano de decisión. Quizá los curas de Cajasur pensaron que se iba a reproducir el lío de CCM y podían sacar tajada. Se equivocaron.

Al borde del abismo

- Cajasur perdió el año pasado 596 millones de euros y 114 en los tres primeros meses de 2010.

- La morosidad escaló el año pasado hasta el 8,47% de los créditos, entre las más altas del sector.

- La entidad de la Iglesia tiene 14.000 millones de euros en depósitos, 474 oficinas y 3.114 empleados.

- Los activos de la caja cordobesa suman 18.960 millones de euros, mientras el pasivo es de 18.730 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de mayo de 2010

Más información