Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La libre elección de médico se vuelve a retrasar al menos hasta el verano

Los decretos que impulsó Güemes tienen el visto bueno del Consejo

Los ciudadanos aún tendrán que esperar un poco más para elegir médico de cabecera, pediatra, enfermero y especialista. Al menos, hasta el verano, según fuentes de la Consejería de Sanidad. Para entonces, la libre elección acumulará casi un año de retraso. La primera fecha que Sanidad barajó -en un documento de trabajo que presentó a sindicatos y sociedades científicas en enero de 2009- era julio del año pasado. La siguiente previsión fue el otoño, luego ya se habló de "antes de marzo" de 2010 y, finalmente, de "mediados de abril". Los meses van pasando y la libre elección, promesa electoral de Esperanza Aguirre en 2007, no llega.

Los motivos del retraso no están claros. Sanidad, que hace unas semanas atribuía la demora a la tramitación en el Consejo Económico y Social (CES) y en el Consejo Consultivo, ahora rehúsa dar explicaciones y, a través de una portavoz, liquida el asunto con un lacónico "la libre elección sigue su curso". Lo cierto es que, cuando la presentó, en enero del año pasado, la libre elección estaba muy ligada a otro de los grandes proyectos sanitarios de la legislatura: el cambio del sistema informático con el que trabajan los 400 centros de salud de la región por otro, llamado AP-Madrid, que permite consultar la historia clínica de un paciente desde cualquier punto. Una aplicación que está dando más de un dolor de cabeza a sus responsables. Después de años de retrasos y decenas de versiones, cuando finalmente empezó su instalación en los ambulatorios se detectaron multitud de errores y problemas que iban desde la exasperante lentitud de operaciones sencillas como anotar una medicación hasta el cuelgue total de la aplicación. Hubo días en que médicos, enfermeras y administrativos tuvieron que echar mano de papel y boli para poder atender a sus pacientes.

Sanidad ha solucionado algunos de los problemas de AP-Madrid. Tuvo que parar el ritmo de incorporación, pero ha vuelto a instalar el sistema en algunos centros. Mientras, el CES ya ha emitido sus informes: la libre elección y el área única siguen adelante.El Consejo Económico y Social (CES) ya ha emitido sus informes, uno sobre el decreto de área única y otro sobre la libre elección. A los dos les da vía libre sin apenas entrar en cuestiones de fondo. Sin embargo, en el que regula la libertad de elección sí hace una recomendación. El CES considera que en el decreto tienen que aparecer los motivos por los que un médico se niega a atender a un paciente, una posibilidad que recoge el decreto, pero que, efectivamente, no está explicada. "Para garantizar la seguridad jurídica", dice el CES, "se deberían reflejar los principios inspiradores que puedan dar lugar a la denegación". El Consejo también recuerda que ya hizo esa apreciación en un informe anterior sobre el anteproyecto de ley. Al parecer, Sanidad no le habría hecho caso.

El informe del CES sobre libre elección recomienda que se cite expresamente que "la información o documentación [para que el paciente conozca las opciones] sea lo más completa, relevante y suministrada en tiempo". En el otro informe, el dedicado al área de salud única (la región pasará de estar dividida en 11 áreas sanitarias a aglutinar a más de seis millones de habitantes en una sola), el CES únicamente hace apreciaciones de estilo. Por ejemplo, recomienda sustituir la palabra "ganancias" por "mejoras". También pide que se clarifique la función de inspección que el decreto atribuye a la nueva Gerencia de Atención Primaria.

Los informes se han aprobado con la oposición de los sindicatos -el CES lo forman tres grupos: sindical, empresarial y de expertos-, que presentaron un voto particular. "El informe tendría que incorporar otros contenidos. El paciente debería poder ver los tiempos de demora de cada facultativo, para que los operadores del call center no induzcan la elección y canalicen la demanda hacia donde más interese", explicó el secretario de políticas sectoriales de UGT, Juan Luis Martín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de mayo de 2010