Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gran parque temático musical

Rock in Rio ultima los detalles de la ciudad que albergará el festival en junio

Junto a la carretera de Valencia, alrededor del kilómetro 30, hay un inmenso solar en el que durante el invierno no pasa ni un alma. Asfalto, tierra, fuentes y algunas columnas de metal. Poco más. Cada dos años, y durante cinco días, se transforma en una enorme bestia que ruge desde sus tres escenarios a las 300.000 personas que durante cinco días desfilan por uno de los festivales musicales más grandes y masivos del mundo.

La segunda edición de Rock in Rio en Arganda del Rey (Madrid) vuelve en un par de semanas a España previo desembarco en Lisboa. Tras el éxito de la edición anterior (en 2008), a la que acudieron 290.000 personas, la organización, presidida por Roberto Medina y por su hija Roberta, vuelve a la carga con una propuesta todavía más heterogénea que pretende abarcar todos los gustos posibles. E imposibles. Porque en realidad, Rock in Rio no es un festival musical. Es el escenario donde podrá ver todo lo que ha salido por la televisión, en las revistas o Internet en los últimos meses (en algunos casos, años). Es moda, comida, shopping, atracciones para niños... Un parque temático itinerante, vaya. Y esa es la idea: que la gente pueda ir con la familia a pasar el día acompañados de la banda sonora de las grandes figuras del star system.

La idea de este año es potenciar la presencia de las familias en el evento

Así, el cartel de esta edición (que se celebra los días 4, 5, 6, 11 y 14 de junio) dispara a todo lo que se mueve por los escenarios mundiales: Shakira, Bon Jovi, Metallica, Motörhead, Cypress Hill, Calle 13 o Rihanna. Todos los grandes tocarán en el espectacular balcón principal (de 98 metros de ancho y 28 de alto), en el que ayer todavía trabajaban las 500 personas que desde el mes de marzo montan el complejo.

Rock in Rio está en forma . Pese a que la burbuja festivalera se ha llevado por delante a la mayoría de megaeventos musicales que sobrepoblaron los veranos, el gran show de Roberto Medina prevé aumentar sus magníficas cifras este año. "A pesar de la crisis que estamos viviendo, hemos vendido un 10% más de entradas que en la edición anterior, los resultados son muy buenos", explica Roberta Medina rodeada de decenas de periodistas.

Medina (la hija y mano derecha del inventor del asunto) quedó impresionada en la edición anterior con la imagen de los padres con su hijo a hombros. Por eso, este año el día 6 de junio estará dedicado a la familia. De tres de la tarde a tres de la mañana, los más bajitos podrán disfrutar del concierto de Miley Cyrus (Hannah Montana) , El Sueño de Morfeo o Amy McDonald, además del "espacio niños", un lugar en el que educadores se encargarán de ellos hasta la medianoche. Cuando los niños entren al recinto, se les colocará una pulsera con su nombre y el teléfono de sus padres. Una idea que, seguro, sería útil también al resto de festivales veraniegos que cuentan con un público no tan joven y más dado a los excesos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de mayo de 2010