Reportaje:

Música libre y gratis por un día

Cerceda organiza el primer festival por el que no pagará derechos a la SGAE

Habrá documentales y cortometrajes, debates culturales, actividades para los más pequeños y, sobre todo, música. Sin pagar un euro a la entidad que en España gestiona los derechos de autor, la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). La localidad coruñesa de Cerceda será el 22 de mayo pueblo libre de SGAE. El Festival de Rock que organiza desde hace 17 años la Asociación Cultural Lucerna estará dedicado en esta edición a la cultura libre. Todos los artistas participantes divulgan sus obras bajo las licencias de distribución libre, copyleft o Creative Commons, en las que son los autores los que deciden en qué circunstancias se pueden copiar o modificar sus creaciones. De la misma forma, los bares de la zona no pincharán en toda la jornada ninguna música gestionada por la SGAE.

El encuentro tendrá también debates, cortos y actividades para los niños
Sus promotores aseguran que no pretenden retar a la sociedad de autores

El XVII Festival de Cerceda comenzará por la tarde en el Campo da Feira, precisamente con un debate sobre el objetivo de este año. Una mesa redonda sobre los llamados bienes culturales de uso común en la que participarán María Yáñez, de la productora A Navalla Suíza y promotora de Edicións A Rotonda, que publicó hace unos años en la red el primer libro gallego bajo Creative Commons; Francisco Alvarellos y Joaquin Riera, socios de Casa de Música, un espacio multidisciplinar compostelano que ofrece asesoramiento a locales y grupos sobre legislación y licencias; Uxío Broullón, creador de la plataforma Commonsbaby.com, un podcast sobre músicas distribuidas bajo licencias copyleft, Creative Commons o de libre descarga; Samuel Paris, autor del libro Manual da destrución, editado bajo licencia Creative Commons; Leo i Arremecághona, cantautor punk que distribuye su trabajo con licencia libre; y Martin Loureiro, miembro del grupo cercedense Machina. En paralelo, habrá proyecciones de cortometrajes, y la grabación de todo lo que pase en el Campo da Feira de Cerceda se subirá a Internet con licencia de distribución libre. Para los pequeños, dos sesiones del Menor Espectáculo del Mundo: el Galician Pulgas Circo, un espectáculo del domador Claudio Carruselo con guión del escritor Sechu Sende.

La música, la madre de todas las polémicas de derechos de autor, llegará sobre las 10 de la noche. El kañautor Leo i Arremecághona cambiará el micrófono de la mesa redonda por el del escenario. Le seguirán los coruñeses Fracasados de Antemano y uno de los referentes del metal gallego, Nao. Cerrarán la noche los grupos de casa, continuadores de una cosecha de grupos nacidos en Cerceda como Zënzar, Desertores do Arado o Presencia Zero: el grupo 12 Labirinto y Gendebeat, un pionero del beatbox (la música hecha con la voz como único instrumento), al que acompañarán los vigueses Selecta in Helicopta para completar un espectáculo de rap y reggae.

"Nacimos cuando había pocos festivales, y quizá por eso, y porque aquí hay gente terca, seguimos siendo una referencia ahora que hay en Galicia macrofestivales. En la zona de Cerceda-Ordes-Carral hay muchos grupos en danza porque muchos se formaban para tocar en el Festival", asegura uno de los organizadores, Xosé Bocixa, líder de Zënzar. "Al principio teníamos en contra a las instituciones, porque éste siempre fue un festival muy crítico, pero siempre tuvimos el respaldo del comercio local, aunque al principio no le gustasen las pintas de los asistentes. Después se fue sumando el ayuntamiento, al que el planteamiento de este año le parece muy bien, aunque la crisis hace que el apoyo no sea económico", dice Bocixa. La actual edición es una forma de agradecerle el respaldo a los establecimientos. "Es para informarnos nosotros e informarlos a ellos de lo que se puede hacer sobre el tema de los derechos de autor gestionados por la SGAE, que no son una forma de ayudar a los artistas, sino de recaudar para repartir dinero de forma estimativa a los superventas", resume el organizador del evento.

"Hay confusión entre lo que es la cultura libre y la cultura gratis. Una cosa es el acceso universal a la cultura y otra que nos autores no reciban nada por su trabajo. Las licencias libres lo que permiten es difundir el trabajo de aquellos artistas que no tienen detrás una industria que los imponga en todo el mundo. Pueden generar ingresos, pero sobre todo lo que hacen es devolverles a los creadores la decisión de qué obras quieren distribuir y cómo, si unas con copyright y otras con copyleft? en lugar de ceder los derechos totales a una entidad. No es tanto que la SGAE tenga que dejar de existir, sino de que tiene que cambiar su sistema de gestión", intenta resumir Uxío Broullón un tema que todos empieza definiendo como "muy complejo". El Festival de Cerceda dedicado a la cultura libre no es la primera iniciativa de este tipo (en Barcelona, por ejemplo, acaba de celebrarse un Festival de Cine de obras con licencia Creative Commons), pero sí es pionera en Galicia. La pregunta obvia es que pasará si la SGAE pretende cobrar derechos por las obras difundidas en el Campo da Feira, y si el hecho de proclamar el objetivo del festival no es en sí una llamada de atención a que esto suceda. "Llevamos 16 años sin pagar ni un euro, y hay quien nos advierte de que esta vez vamos a tener un espía detrás de la mesa de sonido. Pero esto no es un desafío. Si los de la SGAE quieren venir a tomar algo y pasarlo bien, que vengan", dice Bocixa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de mayo de 2010.