Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cortes en el espacio aéreo español

La nube del volcán islandés obliga a cerrar 20 aeropuertos españoles

Aena prevé que los vuelos vuelvan a operar hoy con normalidad

El volcán islandés Eyjafjalla parece dispuesto a seguir dejándose notar en los cielos europeos. A diferencia de lo que ocurrió hace tres semanas, cuando la nube de cenizas revolucionó el espacio aéreo de casi todo el continente, ayer fue España la principal afectada. Cerraron 20 aeropuertos del norte (entre ellos, Barcelona), se cancelaron 673 vuelos -hasta las 14 horas; Aena no volvió a actualizar el dato- de los casi 5.000 previstos para el día, y decenas de miles de pasajeros se quedaron en tierra. El resto de Europa no se libró de la nube, o al menos de sus consecuencias. Portugal no cerró aeropuertos, pero suspendió 104 vuelos. Los retrasos fueron abundantes, también en los viajes entre Europa y Norteamérica, informó Eurocontrol, el organismo europeo de seguridad aérea.

El cierre de El Prat dejó tiradas a 30.000 personas en Barcelona

Los meteorólogos creen que la nube volverá a afectar hoy a Galicia

Los problemas empezaron de madrugada. Eurocontrol avisó de que la nube se estaba extendiendo desde Islandia hacia la Península Ibérica. El aeropuerto de Santiago de Compostela fue el primero en cerrar, a las dos de la mañana. A Coruña, Vigo, Asturias, Santander, Burgos, León, Valladolid y Salamanca no llegaron a abrir. A mediodía se unieron a la lista Bilbao, Vitoria, San Sebastián, Pamplona, Zaragoza, La Rioja y Lleida. La seguridad es "la prioridad absoluta", aseguró a mediodía el ministro de Fomento, José Blanco. Las cenizas contienen partículas de roca, arena y cristal en suspensión que pueden afectar a las turbinas de las aeronaves, e incluso llegar a parar los motores y causar su caída. "No vamos a autorizar vuelos mientras los técnicos no garanticen que la nube está despejada y no supone un riesgo para las aeronaves", subrayó el ministro.

La nube alcanzó el Mediterráneo a las tres y media. Cerraron los aeródromos de Barcelona, Girona y Sabadell. Sólo en Barcelona se cancelaron 277 vuelos y se vieron afectados 28.000 viajeros, informa Sira Oliver. Valladolid, Salamanca y Zaragoza abrieron a las ocho de la tarde y los aeropuertos catalanes a las diez de la noche, pese a que se preveía que no lo hiceran hasta la madrugada, como los vascos. Iberia -junto con su franquicia Air Nostrum- fue la compañía más afectada. Canceló 106 vuelos, pero fletó decenas de autobuses para trasladar por tierra a los viajeros que se habían quedado tirados en los aeropuertos del norte y en Barajas. Durante todo el día hubo autocares llegando y saliendo de Madrid con origen o destino a Santiago, Asturias, País Vasco... Renfe reforzó el servicio de trenes entre Barcelona y Madrid para trasladar a pasajeros que habían visto cancelados sus vuelos en El Prat. Una portavoz de Iberia relataba que la compañía llamó por la mañana a pasajeros de vuelos intercontinentales con salida desde Barcelona y escala en Madrid para adelantar su vuelo a la capital y evitar así que perdieran su enlace, puesto que ya entonces se preveía que la nube llegara también a El Prat.

Lo había avisado Eurocontrol en su última actualización sobre el estado del espacio aéreo europeo. La nube iba a llegar "al sur, hasta Portugal, y posiblemente tan al este que alcanzará a Barcelona y Marsella". El organismo europeo también señaló que las rutas de los vuelos transatlánticos se estaban desplazando hacia el sur para evitar las zonas afectadas del Atlántico norte. La última predicción del Volcanic Ash Advisory de Londres, a las ocho de la tarde, aseguraba que a partir de medianoche la nube se alejaría de España y se extendería por el espacio aéreo francés, pero hoy a mediodía volverá a Galicia.

El ministro de Fomento aseguró que no descarta que "a lo largo de la semana" vuelva a haber problemas si la nube regresa al espacio aéreo español. Desde que entró en erupción, el 13 de abril, el Eyjafjallajökull no ha dejado de escupir cenizas. No se sabe cuánto tiempo más seguirá así. La última erupción se produjo en 1821. No acabó hasta 1823.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de mayo de 2010