Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos certifican un nuevo cuadro de Rafael

A veces pasa: la copia era el original. Y lo que todos pensaban que era el original, era en realidad la copia. Los análisis realizados en los laboratorios de Florencia Art-Test han certificado el milagro. Un retrato de mujer, considerado durante décadas una copia apañada en el siglo XVII a partir de la Sagrada Familia o La perla, atribuida a Rafael y expuesta en el Museo del Prado, era realmente un fragmento original pintado por el genio de Urbino poco antes de morir.

La obrita yació con su marco suntuoso en un almacén de la galería Estense de Módena durante largos años; ahora, gracias a la intuición del superintendente interino de la ciudad, Mario Scalini, que apreció varios elementos "troppo rafaelescos como para que fuera una mera copia", la tecnología ha confirmado el hallazgo. El rostro, pintado sobre una tabla de 35 - 30 centímetros, es según Scalini un fragmento de una versión inicial de la Madonna della Perla, y Rafael lo pintó entre 1518 y el año de su muerte, 1520. El erudito ha explicado que el "finísimo trazo del dibujo y el marco, una soberbia pieza del siglo XVI que nunca se habría utilizado si la pintura hubiese sido de poca calidad" le hicieron pensar que ese primerísimo plano era algo más que un duplicado.

Scalini ha bautizado el cuadro como La Perla de Módena tras cotejar que en el inventario de la Quadreria Estense del Palacio Ducal, elaborado en 1663, figuraba un "retrato de mujer" de Rafael que nunca se encontró. Debería ser este.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 2010