La primera crisis del euro

Las Bolsas europeas sufren el golpe más duro

Los países periféricos son los más castigados, con caídas superiores al 4%

Hacía tiempo que los números rojos no se cebaban en las Bolsas europeas con tanta fuerza. En algunos casos, años. Por ejemplo, los portugueses tendrían que remontarse a finales de 2008 para encontrar un día más negro que el de ayer, en el que su índice de referencia perdió el 5,4%. Mientras, los griegos asistían impávidos a una caída del 6,8%, que afectó especialmente al sector financiero. Y eso que el parqué de Atenas cerró antes de que se conociera una noticia que seguramente habría hundido aún más los ánimos: la degradación a bono basura de la deuda griega decidida por la agencia Standard & Poor's.

Desde que comenzó la tormenta sobre la zona euro, los alumnos desaventajados del club europeo han sido los que más han sufrido las inclemencias. Y ayer no fue una excepción. Los países de la periferia de Europa fueron los más castigados. Tras Atenas y Lisboa, Dublín (-4,5%) y Madrid (-4,2%) encajaron los mayores desplomes. La caída del índice español es la segunda más profunda del año. No quedaron muy lejos el Eurostoxx y el francés CAC, que se dejaron cerca del 3,7%. Las caídas cruzaron el Atlántico y el Dow Jones perdió un 1,9%.

Más información

El problema de fondo es que no parece que el de ayer vaya a ser el último día de sobresaltos. "Los mercados no se conforman con Grecia. Países como Portugal, Irlanda y España, en una situación muy distinta de la griega y también muy distinta entre sí, van a seguir sufriendo. Sobre todo sus entidades financieras. Banco y periferia se ha convertido en una combinación explosiva", comenta Juan Luis García Alejo, de Inversis Banco.

El agravamiento de la situación se produce después de que Alemania mostrara sus reticencias a apoyar a Grecia inmediatamente. "Lo que estamos viendo está directamente relacionado con la indecisión alemana", aseguró a Bloomberg un analista.

"El escenario a corto plazo es negativo. La profundidad del golpe, incierta. Pero no creo que sea suficiente como para hacer descarrilar la economía mundial", añade García. ¿Y la europea? "El fortalecimiento del dólar beneficiará sobre todo a Alemania y Francia", responde. La duda ahora es si la mejora en las exportaciones podrá compensar la crisis de credibilidad europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 28 de abril de 2010.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50