Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Día del Libro

La perla negra de los premios Terenci Moix brilla en el Liceo

Siempre le había dicho que tenía que hacer un recital en el Gran Teatre del Liceu. Y ayer estaba allí, en su salón de los Espejos, preparada para recibir el premio Internacional Terenci Moix a la mejor trayectoria. "Todavía no he hecho el recital", dijo la cantante mallorquina Maria del Mar Bonet, dirigiéndose al fallecido escritor, "pero seguro que eres tú quien me has traído aquí para recoger este premio". Junto a la única mujer, dijo ella, a la que Moix pidió la mano en sus años de juventud, el otro galardonado en artes escénicas fue Sergi López por su monólogo Non solum, escrito conjuntamente con Jorge Picó, con quien el actor quiso compartir el reconocimiento.

El premio especial del jurado fue para la agente literaria Carme Balcells, quien, durante la entrega, expresó con humor su opinión acerca de este tipo de certámenes: "No nos premian por nuestro pasado, sino que nos comprometen para el futuro. Ahora me veré obligada a asumir un comportamiento digno de la ciudad... Y lo haré lo mejor que pueda". Anatomía de un instante le valió a Javier Cercas el reconocimiento de autor del ensayo del año, haciéndole entrega de la perla negra Mario Vargas Llosa, lo cual causó al premiado especial ilusión: "Sin sus libros yo nunca habría sido escritor".

En el apartado de ficción, la brasileña Nélida Piñón fue reconocida por Corazón andariego. Jorge Semprún, premiado por su trayectoria literaria, no pudo asistir a la ceremonia por encontrarse en un funeral familiar en París. En su lugar, recogió el premio la periodista Evelyn Mesquida.

"Esto es lo que recibes si te quejas", dijo Tomas Alfredson cuando le entregaron el premio a la mejor película del año por Déjame entrar. Y es que, según el hijo del director sueco, buena parte del trabajo de su padre consiste, además de en gritar "¡Acción!", en quejarse constantemente. El otro galardón del ámbito cinematográfico fue a parar al director griego Costa Gavras, a quien le sorprendieron dos cosas al llegar a última hora a Barcelona por culpa del caos aéreo de estos días: "Un hombre desnudo en bicicleta y la fiesta del libro, que creo que es algo que se tendría que hacer en todas las ciudades del mundo".

El último en recibir la perla negra de Terenci Moix fue, ante su sorpresa, el escritor y pregonero de la Diada de Sant Jordi José Luis Sampedro, aunque era un premio antiguo, ya que se lo habían otorgado en 2005 y entonces no pudo recibirlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de abril de 2010