Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La librería Europa invita a Barcelona a un neonazi condenado en Alemania

La fiscalía estudia si ordena a los Mossos vigilar la conferencia de Manfred Roeder, que fue sentenciado en su país por participar en atentados terroristas

Pedro Varela no se amedrenta. Sólo un mes después de ser condenado a casi tres años de cárcel por difundir ideas genocidas, el librero neonazi ha invitado a su local, por enésima vez, a personajes de oscuro pasado que niegan el Holocausto. Esta vez es el turno de Manfred Roeder, un dirigente ultraderechista condenado en Alemania por participar en ataques terroristas de tinte xenófobo y por incitar al odio racial. Roeder pronunciará mañana una conferencia en la librería Europa de Barcelona sobre la "inmigración masiva" y sus consecuencias para el Viejo Continente.

El fiscal especial de delitos de odio y discriminación, Miguel Ángel Aguilar, está evaluando si toma medidas para evitar que se cometa un posible delito en el local (por ejemplo, la justificación del Holocausto). El fiscal está recabando información para decidir si ordena a los Mossos d'Esquadra que graben la conferencia de Roeder y procedan, si es necesario, a su detención. La decisión no es sencilla, ya que a este abogado y notario de extrema derecha también le ampara la libertad de expresión.

El abogado alemán, de 80 años, hablará sobre "inmigración masiva"

Roeder, que tiene 80 años, fue uno de los soldados adolescentes del ejército del Tercer Reich que defendieron Berlín del ataque de los aliados en 1945, en los estertores de la II Guerra Mundial. Tras un breve paso por las filas democristianas, Roeder forjó alianzas con partidos de extrema derecha en países europeos y se aproximó también a formaciones como el Ku Klux Klan.

La fundación, junto con otros militantes neonazis, de las Deutschen Aktionsgruppen (Grupos de Acción Alemanes) acabó por costarle la cárcel. En 1982 fue juzgado y condenado por dos asesinatos, atentados con bomba y pertenencia a organización terrorista. El grupo que dirigía se dedicaba a colocar bombas en centros de asistencia a refugiados de ciudades alemanas. En uno de ellos, murieron dos refugiados vietnamitas. Roeder permaneció ocho años en prisión. Cinco años después, pronunció una polémica conferencia en la academia militar de Hamburgo que generó una tormenta política en el país. El dirigente neonazi fue condenado más tarde por otros delitos.

Con tal bagaje a sus espaldas, Roeder hablará de inmigración. Según consta en la invitación al acto de la librería Europa, en 2050 se habrá alcanzado "el punto de no retorno en cuanto a la política de sustitución biológica de la población autóctona de Europa". Los inmigrantes -o, como se les califica en el papel, los "nuevos bárbaros"- supondrán "el fin de la cultura europea". Varela también tiene prevista una breve intervención para presentarse como víctima del poder, que "convierte en genocida a un editor".

La llegada de Roeder -que estos días también visitará Madrid y San Sebastián- ha irritado a diversos colectivos sociales, entre ellos grupos antifascistas y la comunidad judía. No es la primera vez que los invitados de Varela a la librería provocan ese sentimiento. En 2007, el ex líder del Ku Klux Klan David Duke debía presentar en el establecimiento un libro del que era autor, pero, a última hora, la presencia policial le disuadió de hacerlo. Ese mismo año, el historiador británico David Irving habló en la librería, pero el acto fue grabado por los Mossos.

Antecedentes de un foco ultraderechista

- Noviembre de 2007. El ex líder del Ku Klux Klan David Duke acude a la librería Europa, pero a última hora decide no presentar su libro, El supremacismo judío.

- Diciembre de 2007. El historiador británico David Irving, revisionista del Holocausto, pronuncia en la librería de Varela una conferencia que fue grabada por los Mossos.

- Marzo de 2008. La Audiencia de Barcelona rebaja de cinco años a siete meses de cárcel la condena impuesta en 1998 a Pedro Varela por apología del genocidio.

- Marzo de 2010. Un juzgado de Barcelona condena al librero a dos años y nueve meses de cárcel por difusión de ideas genocidas y por atentar contra los derechos fundamentales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2010

Más información