Contra la subida del IVA, manzanas y jamón york

Aguirre escenifica su rechazo a la subida fiscal yéndose de compras

Una bandeja de manzanas golden, tres euros; 300 gramos de jamón york, tres euros; un paquete de tallarines delicatessen, seis euros; dos hamburguesas de buey gallego, seis euros. Luchar contra la subida de los impuestos no tiene precio.

Esperanza Aguirre sacó ayer a la calle por primera vez su campaña contra el aumento del IVA (del 16% al 18%, a partir del 1 de julio). El lugar elegido fue el mercado de Chamartín, y el método, irse de compras y confraternizar con los tenderos después de hacer las declaraciones de rigor a la prensa: "Si el mayor problema en este momento es el paro, la subida del IVA va a ser contraproducente", afirmó Aguirre.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, que también preside el PP regional, se pasó más de una hora recorriendo las dos plantas del centro comercial. Paró en los puestos, charló con los trabajadores y en algún caso compró producto, tomando dinero prestado de una acompañante. En el caso de los 300 gramos de jamón york, el tendero no quiso cobrarle, pero Aguirre rechazó el regalo y pagó las lonchas.

"¡Eres una machota!". Aguirre avanzaba por los pasillos seguida por una recua de ayudantes y periodistas, y a su paso llovían los elogios del público. También tuvo ocasión de tocar otro de sus palos preferidos, la denuncia del régimen castrista, al encontrarse con un cubano en una charcutería. "¡Viva Cuba libre!", gritaron ambos al alimón.

La postura del PP madrileño cae bien entre los comerciantes del barrio. "El aumento del 2% va a repercutir en lo que nos cuesta el producto, pero no podremos subir los precios porque hay mucha competencia", dijo el presidente de la Asociación de Comerciantes Pymes de Chamartín, Eduardo Morán. Hubo quien matizó: "Que suban los precios es malo. Pero el PP, que yo sepa, no ha dado alternativas", sopesaba Ángel, dueño de una lencería del mercado.

Aguirre, en una carnicería del mercado de Chamartín.
Aguirre, en una carnicería del mercado de Chamartín.GORKA LEJARCEGI
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS