Irán exige a EE UU que retire sus tropas de Oriente Próximo y Asia

El régimen de Teherán exhibe sus misiles en el Día de las Fuerzas Armadas

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, exigió ayer a Estados Unidos que retire sus tropas de Oriente Próximo y Asia Central. Sus palabras, con motivo del Día de las Fuerzas Armadas, siguen a un llamamiento el día anterior para que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) expulse a Washington de su Junta de Gobernadores. Esta última andanada de Ahmadineyad parece responder a la reciente advertencia de Barack Obama de que su nueva doctrina nuclear (no utilizar armas atómicas contra países que no las posean) excluye a Irán.

"Tienen que irse de nuestra región. No es una petición, sino una orden de los países de la zona", dijo el presidente iraní tras responsabilizar a las tropas extranjeras y a Israel de todos los males que les afectan.

Teherán pide la expulsión de Washington de la dirección del OIEA
Más información
Ahmadineyad reta con proseguir su programa nuclear

Ante la tribuna donde pronunció su discurso, los militares iraníes exhibieron, como en años anteriores, misiles tierra-tierra Ghadr, Sajjil y Shahab-3. Algunas versiones tienen un alcance declarado de 2.000 kilómetros, lo que en teoría les permitiría llegar tanto a Israel como a las bases estadounidenses en la región. Además, el Shahab-3B puede llevar una ojiva nuclear. Aunque Teherán siempre ha negado que busque el arma atómica, su programa misilístico sólo ha aumentado las sospechas sobre su empeño en enriquecer uranio a pesar de cinco resoluciones del Consejo de Seguridad.

Ahmadineyad aseguró que el poder "sin igual" del Ejército iraní garantiza la estabilidad en la zona. "Nuestras Fuerzas Armadas son tan poderosas que ningún enemigo se atreve a poner las manos en suelo iraní", alardeó mientras la televisión oficial mostraba imágenes de dos aviones F-4 Phantom, modelo que ya en tiempos del Sha fue sustituido por el F-14. Ni siquiera las dificultades internas después de su controvertida reelección han desalentado a Ahmadineyad. Al contrario, el presidente persevera en su desafío.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Al menos en sus declaraciones desprecia el creciente aislamiento de su país y la amenaza de una nueva ronda de sanciones internacionales. Y ante la reciente cumbre de no proliferación en Washington (a la que Irán no fue invitado), ha respondido con su propia conferencia de desarme este fin de semana, en la que ha responsabilizado a su archienemigo de la proliferación.

"Estados Unidos es el único país del mundo que ha utilizado armas nucleares y amenaza con volverlo a hacer", declaró el presidente iraní durante la inauguración de la conferencia. "El uso de esas armas es la principal razón de la carrera nuclear... Quienes las poseen son los mismos que llevan a otros a proliferar", subrayó ante delegados de 60 países, ninguno de ellos europeo.

Más allá del riesgo real de que Irán llegue a hacerse con el arma nuclear, su obstinación ha asestado una puñalada de muerte al Tratado de No Proliferación que en mayo va a someterse a revisión. La intranquilidad despertada por sus ambiciones ha llevado a varios de sus vecinos a mostrar interés por iniciar sus propios programas de energía atómica. El último, Arabia Saudí que se suma así a Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Turquía. De momento, ninguno de estos intenta enriquecer uranio como Irán.

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, escucha a su ministro de Defensa, general Vahidi, durante el desfile del Día de las Fuerzas Armadas.
El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, escucha a su ministro de Defensa, general Vahidi, durante el desfile del Día de las Fuerzas Armadas.AP

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS