Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Socialistas y Esquerra apoyan a CiU en Vic pese a la delación de 'sin papeles'

PSC y ERC se resisten a abandonar el gobierno municipal de la capital de Osona

El Partit dels Socialistes (PSC) y Esquerra Republicana (ERC) mantendrán de momento su pacto de gobierno con Convergència i Unió (CiU) en Vic pese a la polémica suscitada por la decisión del alcalde de delatar ante la Delegación del Gobierno a los inmigrantes sin papeles que quieran empadronarse en la ciudad. Los dos socios minoritarios no esconden sus diferencias con el alcalde democristiano Josep Maria Vila d'Abadal por la aplicación de la medida, pero no han roto la cuerda. El alcalde anunció su estrategia el viernes con la complicidad de sus socios minoritarios (cuatro concejales el PSC y dos ERC).

Vila d'Abadal, que ayer se dejó ver por los pasillos del Parlament -ya ha presentado su candidatura para ir en las listas de CiU en las próximas elecciones- defiende a capa y espada su decisión, aunque la Delegación del Gobierno y juristas alertan de su ilegalidad. Pese a la polémica desatada, todo apunta a que, de momento, el tripartito se mantendrá. Precisamente, los tres socios firmaron un pacto tras los últimos comicios para formar un frente común y frenar el inesperado resultado de la xenófoba Plataforma per Catalunya, que se erigió en la segunda fuerza política de Vic.

El Vendrell debatirá una moción del PP sobre inmigrantes irregulares

Las aguas andan revueltas y no se descartan cambios. Fuentes próximas a los republicanos aseguraron ayer a este diario: "todas las opciones están abiertas, pero no hay nada decidido ni se va a decidir nada en caliente y precipitadamente". ERC habría propuesto el lunes renunciar a las competencias de la Oficina de Acogida, que gestiona su edil Joan López, y que tramita las cuestiones sobre inmigración, a cambio de otras funciones en el gobierno. López dedica 34 horas (el 90% de su dedicación) a esta tarea con un sueldo anual de 50.000 euros. Por ahora, las partes han optado por el mutismo y será a principios de la semana que viene cuando "se decida la reestructuración u otra opción". Menos beligerante se mostró el segundo teniente de alcalde y portavoz del PSC, Josep Burgaya, quien, después de tildar de electoralista la posición de CiU y demarcarse de ella, descartó romper un pacto que, dice, cumple los objetivos. Burgaya asume el área de Economía y Hacienda con una dedicación del 50% y un sueldo de 30.000 euros.

Las delaciones de inmigrantes sin papeles no se debatirán sólo en Vic. Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del Partido Popular, invitó a sus ediles a presentar mociones en ese sentido en todos los ayuntamientos y el de El Vendrell, gobernado por CiU, ya ha incluido la propuesta en su próximo pleno. El edil del PP, Ricardo Jovaní, sostuvo que la postura de Vic coincide con el "espíritu del plan de convivencia y civismo que impulsamos". La Plataforma per Catalunya logró en las últimas elecciones en El Vendrell cuatro ediles.

El delegado del Gobierno, Joan Rangel, explicó en Reus que no ha recibido ninguna denuncia de Vic. "Si llegan las miraremos detenidamente y actuaremos en consecuencia", dijo Rangel, que lamentó la polémica alimentada por Vila d'Abadal. "El alcalde de Vic se está quedando bastante solo, a la vista de las reacciones de todo el mundo", constató.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de abril de 2010