Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un hombre que atracaba farmacias para llevarse Viagra

El ladrón cometió al menos 10 robos en la capital desde el mes de enero

Se llevaba la recaudación y, de propina, las cajas de Viagra. Un atracador ha sido detenido por robar pistola en mano varias farmacias del centro de la capital, de las que se llevaba el dinero y el medicamento que se utiliza para tratar la disfunción eréctil.

El hombre, vecino de San Sebastián de los Reyes y cuyo nombre corresponde a las iniciales C. M. O., de 43 años, ha sido arrestado por los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial. Está acusado de haber cometido al menos 10 robos con violencia e intimidación en los últimos tres meses.

Su forma de actuar era siempre la misma. Entraba en la farmacia, amenazaba a los empleados y los clientes que estuvieran allí, se llevaba la recaudación y hacía acopio de toda la Viagra que hubiera en la botica.

La investigación de este caso comenzó el pasado mes de enero, cuando los agentes del Grupo XIII de Policía Judicial, especializado en la lucha contra robos en establecimientos, detectaron un incremento de atracos en farmacias. También se percataron de que el ladrón siempre elegía locales que estaban en los distritos de la almendra central, como Chamartín, Chamberí, Tetuán y Salamanca. Por eso los agentes de las comisarías cercanas reforzaron la vigilancia, hasta que lograron identificar y localizar al supuesto autor de los atracos. Luego, los policías vigilaron los dos domicilios que tiene C. M. O. Finalmente, lograron detenerlo en las inmediaciones de uno de ellos, en San Sebastián de los Reyes.

Los agentes recuperaron el arma que supuestamente utilizaba el ladrón para los atracos. El hombre, de nacionalidad española, cuenta con antecedentes policiales por hechos similares. Ya ha pasado a disposición judicial, según informaron ayer fuentes de la investigación.

Las pastillas de Viagra suelen ser objeto de tráfico ilícito en bares y determinadas zonas de ocio para adultos de la capital. El precio de una de estas pastillas puede alcanzar los 20 euros. Sin embargo, su uso sin supervisión médica puede causar problemas cardiacos y respiratorios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de abril de 2010