Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cerco judicial al ex presidente balear

Rajoy guarda silencio

La dirección nacional del PP calla sobre Jaume Matas. Rajoy, que el lunes deslizó su distanciamiento con el ex presidente balear cuando afirmó "le deseamos lo mejor... y si puede que demuestre su inocencia", rehusó hacer ayer cualquier comentario después de que el juez impusiera a Matas una fianza de tres millones de euros. "No tengo nada que añadir", se limitó a decir el líder de los populares durante una visita a la isla de El Hierro.

Sí fueron algo más claros en el PP balear. Su presidente, José Ramón Bauzá, reconoció que el proceso contra Matas "no es agradable para el PP" y quiso apartarse de su predecesor: "Desde hace tres años estaba ya desvinculado del ejercicio político del PP balear", aseguró en la Cadena Cope. También el vicesecretario general del PP balear, Miquel Ramis, apuntó hacia Matas y afirmó que "son las personas" las que cometen "errores" y "no los partidos". Ramis insistió en que su formación había completado un proceso de renovación respecto a la etapa de Matas. "Al que tenga la mano larga se la cortaremos", zanjó.

Pero estas declaraciones no fueron suficientes. Mientras que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, pidió al PP "más contundencia a la hora de condenar la corrupción", la secretaria de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, consideró que si Matas tiene que "responder ante la Justicia", Rajoy lo hará "ante los ciudadanos" por su silencio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de marzo de 2010