Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González: "La situación de la UE es de emergencia"

Los socialistas piden dos años más para reducir el déficit

Felipe González, ex presidente del Gobierno de español, introdujo en la cumbre de Bruselas una buena dosis de pragmatismo y prospectiva sobre los desafíos reales que afronta Europa. En su calidad de presidente del Grupo de reflexión sobre el futuro de la Unión, González expuso en la cumbre los Jefes de Estado y de Gobierno que "la situación de la UE es de emergencia por la dureza de la crisis y sus efectos en nuestra realidad económica y social". Las advertencias para Europa llegan después de que esta misma semana González lanzara un serio aviso para España -"ya es de los últimos de la clase"- en un acto en la Universidad de Nueva York, donde también aseguró que el problema de España y de Europa es que la crisis "no se perciba como un parteaguas en su evolución histórica".

El ex presidente aboga por evaluar la balanza comercial además de la fiscal

Crecen las críticas a Alemania por la debilidad crónica de su demanda interna

Con los líderes pendientes de encontrar una solución para Grecia, el ex presidente señaló en Bruselas que las auténticas alarmas están en otra parte: "La máxima prioridad es crecer y generar empleo". La Unión ha perdido más de siete millones de empleos desde que arrancó la crisis.

González, que estuvo al frente del Gobierno español entre 1982 y 1996, aseguró que la economía productiva "no está en condiciones" de crear empleo por sí sola. En su opinión, "la UE debe actuar" ante la constatación de que algunos países han agotado sus márgenes de maniobra. También destacó la necesidad de introducir mecanismos de alerta "por las pérdidas de competitividad y desequilibrios en las balanzas de pagos", con la Unión demasiado preocupada por los desequilibrios fiscales a causa de las obsesiones alemanas.

La intervención de González fue elogiada por los presidentes José Manuel Barroso (Comisión Europea) y Herman Van Rompuy (Consejo Europeo). José Luis Rodríguez Zapatero expresó su apoyo a la recomendación de González en el sentido de que el Consejo "asuma más el liderazgo de la política económica".

El presidente de los socialistas europeos, Poul Nyrup Rasmussen, teme que al ritmo actual el número de parados supere los 24 millones a finales de año. En su opinión, "si seguimos el conservador plan de recuperación de la UE se perderán otros 4,5 millones de empleos hasta 2013". Los socialistas europeos piden que se añada "una moratoria de dos años -hasta 2015- para rebajar los déficits públicos al 3%". El duro ajuste que supone para muchos países el calendario actual puede suponer un precio muy alto en materia de empleo "y sólo una mejora marginal de las finanzas públicas", señala.

Las divergencias de competitividad y los desequilibrios en la balanza por cuenta corriente suponen uno de los grandes problemas internos de la economía europea, eclipsado hasta ahora por la crisis griega. Francia ha presionado a Alemania para que reduzca el superávit comercial con incentivos para mejorar la demanda interna, con el consiguiente malestar en Berlín. Philip Whyte, del Centre For European Reform, subraya que no se trata de pedir a Alemania que rebaje la calidad de sus productos, sino de que admita que una "debilidad crónica de su demanda interna es un problema para sí misma y para la economía mundial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de marzo de 2010