Ordóñez amenaza con intervenir las cajas de ahorros que retrasen su fusión

El gobernador reprende a los políticos que obstaculizan la reordenación

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, amenazó ayer a los directivos de las cajas y a los responsables políticos de los Gobiernos autónomos que obstaculicen los procesos de fusión con tomar graves medidas. Ordóñez recordó que el Parlamento aprobó, con acuerdo del PSOE y del PP, una norma que da "plenos poderes al Banco de España para intervenir las entidades zombis". En un almuerzo coloquio organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección y Price Waterhouse Coopers en Valencia, el gobernador reiteró, "en esta ocasión con la mayor rotundidad posible", una llamada a "la responsabilidad de las cajas que están retrasando los procesos de fusión y de las comunidades autónomas que están perjudicando esos procesos para que cambien su actitud inmediatamente, no sólo por el daño que se hacen a sí mismas y a su región, sino por el perjuicio que causan al resto de entidades de crédito españolas que sí hacen sus deberes".

Más información

Ordóñez deslizó que las entidades que atraviesan problemas son las menos y que todas ellas han recibido requerimientos del Banco de España. Y siguió con la reprimenda. "A esas entidades hay que decirles con claridad que no sólo están creando dificultades a las demás, sino que además se perjudican a ellas mismas y a sus territorios".

El gobernador invocó los poderes que le confiere el acuerdo sobre el Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria "más allá de lo que piensen las asambleas de esas cajas o los Gobiernos autonómicos" para "intervenir, vender o liquidar" las cajas en problemas. Un procedimiento que conlleva "la apertura de expediente a los consejeros y órganos de gobierno y a una reducción mucho más traumática del empleo y los servicios financieros en su región que la que se hubiera producido en el caso de haber acometido procesos ordenados de integración".

Ordóñez dedicó toda su intervención a las cajas y arremetió contra el intervencionismo político. Cuando fue preguntado sobre la situación de las cajas valencianas (Bancaja y CAM) o sobre el proceder del Gobierno de Francisco Camps replicó en dos ocasiones: "Hablo en general". Su respuesta fue recibida con sonoras carcajadas.

El gobernador subrayó que su única preocupación es la solvencia de las entidades financieras, que no le importa ni el color político ni el territorio donde operan las entidades, pero insistió en la necesidad de dotar a las cajas de "instrumentos de capitalización" para evitar una merma continuada de sus reservas.

También recordó que, hasta la fecha, sólo ha sido intervenida la Caja de Castilla La Mancha. Y deslizó que al margen de la reestructuración financiera y la reforma de las cajas, sería "un grave error" dejar de acometer "reformas estructurales" de calado en materia de empleo o dejar de cumplir a rajatabla el "ambicioso plan" para reducir el déficit público que ha sido remitido a la Comisión Europea.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez.
Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de marzo de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50