Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Flores contra el consumo

El artista francés Pierre Huyghe organiza un espectáculo visual con plantas en el Palacio de Cristal para protestar contra la mercantilización de las tradiciones

En el interior del Palacio de Cristal del parque del Retiro, antiguo invernadero de los jardines reales, Pierre Huyghe (París, 1962) ha plantado un gigantesco centro floral: una palmera, calabazas, ciruelos, rosas, bambúes, abetos, dalias. Alrededor hay coloridas sillas de plástico para niños y mayores. Se trata de una instalación del artista francés titulada La estación de las fiestas, expresamente creada por encargo del Reina Sofía. Las plantas evocan fiestas y celebraciones familiares: Navidad, San Valentín, Halloween. Y, sobre todo, llaman la atención sobre el consumo desatado en todo el globo a propósito de estas fiestas.

El mensaje del artista es radical: "Se trata de contemplar cómo se pudren todas estas plantas, lo mismo que quiero que se pudran todas esas falsas fiestas puramente consumistas". La instalación se prolonga en los jardines del edificio Sabatini del Reina Sofía con un rosal del que brotan rosas verdosas, la Green romántica. En el interior, una colección de dibujos documenta el proceso de creación de la instalación.

La instalación evoca fiestas como Navidad, Halloween o San Valentín

Se trata de ver cómo el conjunto floral se pudre, dice el autor

Las plantas están colocadas en círculo. Cada especie vegetal evoca una estación del año, de forma que el espectador se vea inmerso en una sucesión de las estaciones del año, de sus meses y de sus días. El artista quiere que el espectador relacione las flores con los mitos y las fiestas. El espectáculo visual es sorprendentemente llamativo. El cristal de las paredes del palacio hace que la instalación parezca prolongarse entre la tupida arboleda del Retiro.

Considerado por Borja Villell como uno de los artistas más reputados de su generación, la obra de Huyghe está a caballo entre la jardinería, la arquitectura, la escultura y la performance. El artista explica su obra recordando que las fiestas tienen un origen pagano, aunque posteriormente fueron asimiladas por las religiones y actualmente son puros eventos sociales controlados por grandes almacenes. "Para mí", explica Huy-ghe, "es como vivir una dramática danza sin fin. Es una ordenación del tiempo marcada por el capitalismo". Durante el tiempo de exposición de la instalación las plantas se irán corrompiendo de la misma forma que espero que ocurra con las celebraciones sociales".

¿Y cuál es el misterio de la rosa verde que ha plantado en los jardines de Sabatini? "Ojalá el florecimiento anual de esta rosa se convierta en una efeméride en la que se fundirán realidad y ficción, historia y memoria", concluye Huyghe.

Lynne Cooke, subdirectora del Reina Sofía y comisaria de esta peculiar exposición, explica que ésta es la típica imagen "conectiva" del artista. "Son imágenes que no intentan representar el mundo", explica, "sino situarnos a la vez dentro y fuera de los procesos mediante los cuales visualizamos y construimos nuestras realidades". Añade la comisaria que el artista quiere denunciar que tras el creciente interés en multiplicar las celebraciones y tradiciones hay propósitos insidiosos de favorecer el conformismo y reinscribir la alienación.

El desafío es que la propuesta se entienda por el público. En el momento de su presentación, el pasado miércoles, no parecía que la idea estuviera siendo comprendida. La palmera que se eleva sobre el resto del conjunto floral daba señales de apagamiento. Sus hojas estaban ya mustias y el tronco se empezaba a combar. Los comentarios de los primeros visitantes criticaban al Ayuntamiento por el poco cuidado que mostraban por las plantas. El problema no era ése.

Pierre Huyghe. La estación de las fiestas. Parque del Buen Retiro. Palacio de Cristal. Edificio Sabatini. Hasta el 31 de mayo. Entrada: tres euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 2010