Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada cuatro euros recaudados en Madrid procede del fraude fiscal

Hacienda destapa 528 millones en impuestos no declarados durante 2009

En tiempos de crisis hay que buscar el dinero debajo de las piedras. Los ingresos procedentes de la recaudación de impuestos han caído durante los dos últimos años en la Comunidad de Madrid. Por eso, la Dirección General de Tributos se ha afanado en verificar todas las declaraciones de los impuestos que gestiona. El objetivo era destapar el fraude fiscal para insuflar aire a unas cuentas públicas que están a dieta. El resultado: se han descubierto 528,7 millones de euros que habían sido ocultados a las arcas públicas, lo que representa un 24,84% de lo recaudado por todos los impuestos gestionados por la Administración autonómica.

Los impuestos a cargo de la Hacienda regional son el de sucesiones y donaciones, transmisiones patrimoniales, actos jurídicos documentados, imposición sobre el juego y el impuesto sobre el depósito de residuos, así como otros intereses y recargos. El fraude detectado en 2009 supone un aumento del 5,78% con respecto al año anterior.

La recaudación ha bajado un 20% con respecto al año anterior

La Comunidad detectó casi 50.000 liquidaciones con alguna irregularidad

El fraude procede de contribuyentes que elaboraron de forma errónea los impresos fiscales, otros que evitaron declarar todos los bienes que gravan los impuestos y también de madrileños que se beneficiaron de bonificaciones o deducciones que no les correspondían. El consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, aprovechó ayer para sacar pecho por "lograr una gestión eficaz, asegurar el principio de justicia tributaria y favorecer el cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales".

El resultado del plan de lucha contra el fraude fiscal alivia a los responsables regionales, que han visto cómo se ha desplomado la recaudación fiscal más de un 20% respecto al año anterior.

Solamente el impuesto sobre transmisiones patrimoniales se redujo a la mitad, de 1.615 millones de euros en 2008 a 850 el año pasado. El de actos jurídicos documentados también cayó un 60%, de 1.483 millones hace dos años a 600 millones en 2009. La recaudación de otros impuestos no gestionados por la Comunidad de Madrid (como el IVA o el IRPF) también sufrió descalabros superiores al 20%, lo que supone un descenso en los ingresos de 2.300 millones en total.

Tras el examen de más de 690.000 documentos, la Dirección General de Tributos ha detectado 48.832 liquidaciones fiscales con alguna irregularidad. Durante el plan antifraude del año pasado los técnicos de Hacienda revisaron casi un 40% menos de expedientes que en 2008, ya que por primera vez no se han investigado las declaraciones del impuesto sobre el patrimonio al devolverse completamente el dinero al contribuyente por este concepto.

Donde más fraude se ha encontrado ha sido en el impuesto de sucesiones y donaciones, donde se contabilizaron 315 millones de euros, el 69,4% del total recaudado por esta policía fiscal. Las deudas derivadas del fraude en el impuesto sobre el juego fueron las que más crecieron respecto al año anterior. Se recaudó un 280% más que en 2008, aunque sólo supone un 9,2% del total recaudado. El director general de Trabajo y Ordenación del Juego, Fernando Prats, explicó que este hecho se debe a la fusión que se hizo en 2008 entre la Dirección General de Tributos y la de Ordenación y Gestión del Juego. "Ha supuesto una mejor coordinación de las bases de datos. Ha habido un importante incremento en la recaudación de las máquinas de juego", precisó el responsable regional.

Por su parte, el consejero de Hacienda confirmó que se ha producido un descenso en la recaudación extraordinaria del impuesto de transmisiones patrimoniales. Durante 2009 se descubrió un fraude en este impuesto de 111 millones de euros, lo que constituye un retroceso del 27,2% respecto al año anterior. Beteta explicó que este descenso se debe a la menor venta de los inmuebles de segunda mano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 2010