Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Ajustes en tiempos de crisis

El tema que voy a exponer creo que se podría tratar ahora en las reuniones que están manteniendo los partidos políticos, porque para hacer algún cambio en la Constitución se necesita un consenso entre todos los partidos que serían los promotores de la reforma.

En el año 1836 se crearon las diputaciones provinciales para Gobierno y Administración autónoma de cada provincia; actualmente, desde que se firmó la Constitución de 1978 y tenemos el Estado de las Autonomías, las diputaciones quedaron anuladas en las comunidades uniprovinciales donde los Gobiernos autónomos asumen sus funciones; pero en las otras comunidades están vigentes. Así que estamos duplicando gastos porque continuamos con lo que se creara hace 174 años como si no existiera el Estado de las Autonomías.

Mi propuesta es que, viendo que en las autonomías uniprovinciales se funciona perfectamente, en todas se haga lo mismo.

De ser así el ahorro sería: tomando sólo los gastos de personal anual de 10 diputaciones, cabildos, consejos insulares y diputaciones forales (A Coruña, Sevilla, Valladolid, Vizcaya, Cuenca, Barcelona, Mallorca, Gran Canaria, Ourense y Málaga) tendríamos un gasto medio de 72.133.608 euros que, si lo multiplicamos por los 51 entes provinciales, resultan 3.678 millones de euros.

Con este dinero, por ejemplo, las autonomías podrían pagar los 3.000 millones de euros de la deuda que acumulan en material sanitario, según información de EL PAÍS de 10 de marzo, y los 678 millones de euros restantes se podrían invertir en el desarrollo de la Ley de Dependencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2010