Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda se une contra Berlusconi

Los partidos se manifiestan juntos para exigir una Italia "con reglas y sin trucos"

Dos años después del traumático final del Gobierno de Romano Prodi, gran parte de la vieja Unione del centroizquierda italiano se juntó ayer de nuevo en la plaza del Popolo de Roma para protestar contra el decretazo aprobado la semana pasada por el Ejecutivo de Silvio Berlusconi para salvar las listas electorales no admitidas por los jueces.

A la manifestación acudieron unas 200.000 personas, según los organizadores (25.000 según la policía), bajo un lema unitario: "Por la democracia, la legalidad y el trabajo. Sí a las reglas, no a los trucos. A ganar".

A sólo 15 días de las elecciones regionales, el Partido Demócrata y su aliado de Italia de los Valores se unieron de nuevo a la olvidada izquierda extraparlamentaria y marcharon con los Verdes; Izquierda, Ecología y Libertad; la Federación de la Izquierda, socialistas y comunistas.

Emma Bonino, la líder de los Radicales que encabeza la candidatura del centroizquierda a la región del Lazio, abrió los discursos, centrados en la necesidad de buscar una alternativa de Gobierno a Berlusconi. Pierluigi Bersani, líder del PD, proclamó: "Desde aquí construiremos la Italia del futuro". Antonio di Pietro fue el más explícito: "Cuanto antes el país se libere del piduista (en referencia a la logia masónica P2), antes podremos volver a gobernar por el bien de todos".

El más aplaudido fue Nichi Vendola, gobernador saliente de la Puglia y líder de Izquierda, Ecología y Libertad. "Italia no es una república televisiva fundada sobre la impunidad", dijo. "Debemos dar esperanza a quien no la tiene: nuestro deber es poner de pie a la Italia cansada y sufriente".

La manifestación fue una fiesta, con música en directo, intervenciones de profesionales de la escuela, los sindicatos, y presencia masiva del Pueblo Violeta, el movimiento nacido en Internet. Por la mañana, el primer ministro criticó la iniciativa de sus rivales políticos. "Eso de hoy en Roma es un grupillo extravagante y contradictorio. Es grotesco que la izquierda reclame más libertad, mientras a nosotros que llevamos la libertad en la sangre, nos quieren negar la libertad de votar". Berlusconi ha convocado una marcha del Pueblo de la Libertad para el domingo próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 2010