Tres accidentes en los últimos siete días

La Comunidad rebaja la velocidad en la curva donde murió Juan Calleja

Algunos vecinos la llaman la curva de la muerte. A las dos de la tarde, con uno de los dos carriles cortado por una hilera de pivotes naranjas, parece más bien la curva del atasco. El kilómetro 28 de la carretera de Colmenar Viejo (M-607), donde Esther Rincón perdió a su hijo, está de obras, aunque ayer a mediodía no se veían aún las máquinas. Sólo pivotes naranjas. Y una larga cola que obligaba a circular a menos de 10 kilómetros por hora en la carretera regional más concurrida, por la que circulan 103.000 vehículos diarios.

La curva pertenece al tramo más descuidado de la M-607 en sentido Colmenar Viejo. Tras el desvío a Tres Cantos, los tres carriles de autovía se convierten en dos pasado el kilómetro 24. Es donde se notan más las grietas y el punto en el que algunas de las bandas sonoras que avisan al conductor de que llegan curvas están ya gastadas por el uso. Las señales marcan entre 80 y 100 kilómetros por hora de velocidad máxima.

Más información
La 'madre coraje' de la M-607
La fiscalía abre diligencias por la mala conservación de la carretera de Colmenar

La Comunidad de Madrid, responsable de la vía, admite que sí, que se están produciendo "muchos accidentes" últimamente. Tres en menos de siete días, según un portavoz de la Consejería de Transportes e Infraestructuras, que resalta que no fueron mortales y que esa curva de asfalto malgastado no figura en la lista de puntos negros de las carreteras madrileñas.

La M-607 registra una media de siete accidentes por semana, según los datos de la Dirección General de Tráfico desde 2008. En ese periodo han fallecido nueve personas en la carretera de Colmenar, 21 han resultado heridas graves y 426, leves.

Los accidentes en la curva del kilómetro 28, según Transportes, se producen sobre todo por dos motivos: la falta de adherencia en la carretera y el exceso de velocidad de algunos conductores. Pero a ello se suma a lo largo de la carretera de Colmenar un trazado impropio de autovía, dificultades de desagüe cuando llueve y las numerosas incorporaciones y salidas que en las horas punta se congestionan, lo que provoca retenciones en la autovía (por ejemplo, en los accesos a la M-40, a Fuencarral o a Alcobendas).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde Transportes indican que los pivotes que ayer retrasaron la hora de comer de decenas de conductores son para colocar bandas sonoras en esa curva. No es el primer cambio. En enero, según la Consejería, redujeron la velocidad permitida de 100 a 80 kilómetros por hora. Dos meses después, las indicaciones que hay son temporales: dos señales portátiles con fondo amarillo (obras) que prohíben ir a más de 80 kilómetros por hora situadas en el arcén. Y unos metros más adelante, también provisional, otra señal prohíbe circular a más de 60 kilómetros por hora. Según la Consejería, será la velocidad recomendada para los días de lluvia. El tercer paso será volver a asfaltar el tramo. Se hará en un mes y medio; aún tienen que aprobar el proyecto.

El atasco continuó hasta pasadas las 20 horas. Los operarios colocaron tres bandas sonoras negras y amarillas a la entrada de la fatídica curva. El avance era muy lento, dada la cantidad de conductores que se dirigían por el único carril convertido en embudo a Colmenar Viejo, Soto del Real y municipios aledaños. Sólo vehículos especiales, como las ambulancias, aprovechaban parte del arcén (demasiado estrecho en algunos tramos) para zafarse del atasco. "¿No pueden hacer estos trabajos a otra hora en vez de cuando todo el mundo está regresando del trabajo?", se preguntaba una conductora.

Cuando los operarios terminaron el trabajo, la Guardia Civil de Tráfico abrió los dos carriles, lo que mejoró el paso. Eso sí, la circulación tardó en recuperar la normalidad, dado que el atasco superaba los siete kilómetros y se extendía hasta antes del desvío a Tres Cantos. A eso se unió un choque entre dos coches en el carril izquierdo, lo que aumentó las retenciones. A las nueve de la noche, continuaba el atasco.

Siniestralidad en la carretera M-607
Siniestralidad en la carretera M-607EL PAÍS

Nueve fallecidos desde 2008

- La carretera de Colmenar Viejo (M-607) es la vía regional por la que circula más tráfico. La media ronda los 103.000 vehículos diarios, según datos de la Comunidad de Madrid de 2008, los últimos que hay disponibles. Le siguen en número de vehículos la M-45, por la que transitan más de 101.000 al día, y la M-503 (el eje Pinar), con 91.132 coches a diario.

- Desde el año 2008 se han producido 723 accidentes en la carretera de Colmenar Viejo, según datos facilitados por la Dirección General de Tráfico. Eso supone una media de siete accidentes semanales.

- Nueve personas han muerto en la autovía M-607 también desde enero de 2008. Los accidentes dejaron además 21 heridos graves y 426 leves.

- En el kilómetro 28 ha habido tres accidentes en los últimos siete días, según datos de la Consejería de Transportes e Infraestructuras. En ninguno hubo muertos ni heridos graves.

- Transportes ha reducido la velocidad de la vía en ese tramo y quiere volver a asfaltarlo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS