Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSÉ BONO | Presidente del Congreso

"El proceso a Garzón es un disparate"

Critica que el juez Baltasar Garzón pueda sentarse en el banquillo por una denuncia de la ultraderecha y pide un pacto de Estado ante la crisis económica, para lo que exige más hechos que palabras

José Bono (Salobre, 1950) está empeñado estos días en salir al paso de las acusaciones generalizadas contra los políticos. Abre su miniportátil y repasa los 17.000 folios de su diario, que prepara para publicar, debidamente pulidos para evitar "hacer daño". Aún así seguirá siendo explosivo. Arranca con su enfrentamiento con Alfonso Guerra en 1992 y termina con su marcha del Ministerio de Defensa en 2006. Anda también defendiendo la necesidad de pactos frente a la crisis.

Pregunta. ¿Por qué hay desafección ciudadana hacia los políticos?

Respuesta. Los políticos somos un colectivo donde impera la regla de no perdonarnos ni una a nosotros mismos. No hay fallo o defecto de un político que no sea sabido, publicado o incluso exagerado. ¿Qué ocurriría con otros colectivos si se sometieran a esta misma prueba de máxima transparencia?

"Siempre que Zapatero va como perdedor gana... y yo de eso sé algo"

"No tenemos otro candidato para 2012 más que él y nadie lo está buscando"

P. Pero es lógica esa transparencia ¿no?

R. Es lógica y es necesaria. No cabe quejarse. Al contrario, la transparencia produce el conocimiento de las excepciones, nos permite descubrir al deshonesto. Ahora bien, el borrón de uno no puede manchar todo y a todos. En España se generaliza mucho.

P. El colectivo está desprestigiado.

R. Desprestigiar a la política gratuitamente puede salirnos muy caro. Los diputados no somos ni más santos ni más demonios que la media de los españoles. Estoy convencido de que la realidad de los políticos es mejor que su imagen. Algunos reniegan de la política con afirmaciones como "yo no soy político" para congraciarse con gentes alejadas de la reflexión o de la democracia. Pero no debemos olvidar que todos los tiranos suelen asegurar que no son políticos.

P. ¿Por qué los ciudadanos creen que los diputados tienen privilegios?

R. Porque algunos sólo saben de los partidos lo que les contaron en 40 años de dictadura. Si añadimos los errores cometidos por nosotros mismos y la elevación a categoría de algunas anécdotas puede conducir a que los ciudadanos crean mentiras, como por ejemplo, que el diputado que deja de serlo recibe una pensión vitalicia. Sólo 47 de 350 compatibilizan la actividad política con el ejercicio de cualquier otra profesión remunerada. Esa es la realidad. Desde el 1 de marzo pueden comprobarse en la web del Congreso las actividades de los diputados.

P. ¿Qué cambiaría del funcionamiento del Congreso?

R. La ley electoral, que es el origen de muchas servidumbres políticas. El diputado debe tener más autonomía y depender menos de la cúpula del partido. Hoy podría dar la impresión de que las elecciones tienen más que ver con los partidos que con los candidatos y si alguien quiere ser diputado es más eficaz trabajarse a quien hace las candidaturas que a quien las vota. Los diputados tienen que pedir permiso hasta para preguntar al Gobierno por la carretera de su pueblo.

P. ¿Del funcionamiento qué cambiaría? ¿Es lógico que las preguntas al presidente haya que presentarlas días antes?

R. Sería mejor la viveza de una pregunta no anunciada. Me agradaría que el trabajo de cada diputado no se midiera al peso de sus preguntas, sino por la oportunidad y calidad de las mismas. En dos años se han presentado 76.489 preguntas.

P. ¿Cómo explicar a los ciudadanos el enfrentamiento político en momentos de dura crisis?

R. Los ciudadanos en época de crisis nos exigen una sobredosis de generosidad y responsabilidad. Esta no es la hora de las elecciones, sino de España y el alivio económico del conjunto es mucho más importante que la asfixia electoral del adversario.

P. ¿No ve más interés por el pacto de Estado en partidos nacionalistas que en los nacionales?

R. Los partidos nacionalistas a quienes tantas veces hemos criticado por sus reclamaciones territoriales han jugado un papel importante en la gobernación de España, tanto con gobiernos de izquierda como de derecha. CiU y el PNV tienen en el Congreso una capacidad de influencia destacable. No tienen las mismas apreturas electorales que el PSOE y el PP y sus ámbitos de enfrentamiento sólo son parcialmente coincidentes con los grandes partidos. El adversario de referencia del PSOE es el PP y viceversa, pero no CiU ni PNV, y eso ayuda.

P. ¿Qué aconsejaría en los pactos?

R. Que la publicidad y las fotos no son buenas compañeras del acuerdo. Es más importante llegar a acuerdos que exhibir la voluntad de llegar a ellos.

P. ¿Qué le pareció que el Rey hiciera un llamamiento al pacto?

R. No me parece mal que el Rey de España se preocupe de las cosas que ocurren en España, lo extravagante es que se preocupara por las de Suiza. Me parece bien que quiera el pacto. ¿Se imagina al Rey metiendo cizaña y enfrentando a unos con otros?

P. Suena muy monárquico.

R. A cada uno, según sus merecimientos. Nada que ver con su abuelo... por eso a este rey se le respeta y se le quiere y el otro tuvo que irse.

P. ¿Cómo ve al presidente del Gobierno?

R. Ni Zapatero ni España son el ombligo de la crisis mundial. La señora Merkel, que acaba de ganar unas elecciones ha bajado 11 puntos de popularidad. A los que auguran la caída de Zapatero yo les diría que siempre que Zapatero parte como perdedor gana... Y de eso sé yo algo.

P. ¿Zapatero volverá a presentarse en 2012?

R. En el PSOE no tenemos otro candidato ni nadie está buscándolo.

P. ¿Qué le parecen las rectificaciones y traspiés del Gobierno?

R. Decían del escritor Valera, al que llamaban "el divino": "Cómo va a ser divino si ni siquiera es humano". Pues los Gobiernos humanos cometen errores y lo mejor que pueden hacer es rectificarlos cuanto antes. Hemos tenido en España gobiernos divinos entre comillas, pero han estado lejos del humanismo y de las buenas maneras.

P. ¿Hay que reducir el gasto?

R. Mucho. Pagar la factura del desempleo cuesta 32.000 millones de euros al año. Es decir, pagar tan solo 40 días de desempleo equivale al presupuesto de un año del Ministerio de Exteriores.

P. ¿Cómo ve a Rajoy?

R. Es un buen parlamentario y no es un killer de la política. Me parece buena gente.

P. El PP está volcado en que Dolores de Cospedal gane en Castilla-La Mancha, ¿lo cree posible?

R. La fuerza personal y los valores morales de José María Barreda podrán más que los valores mediáticos de su adversaria.

P. ¿Qué le parece que el juez Garzón se pueda sentar en el banquillo por una denuncia de la ultraderecha?

R. Un disparate. El juez que más ha trabajado contra el terrorismo no merece que lo siente en el banquillo la extrema derecha. Confío en el Tribunal Supremo.

P. Ahora se ha admitido que Francisco Correa, presunto cerebro de la trama Gürtel, se persone como acusador.

R. El mundo al revés.

P. ¿Está politizada la Justicia?

R. Sería malo que la gente pregunte a su abogado más por las ideas políticas o asociación a que pertenece el juez que le ha tocado que por las razones del juicio

P. ¿La Justicia no es ciega?

R. Sí, a veces muy ciega. Los jueces son humanos y no pertenecen, ni mucho menos, a una casta superior por más toga y puñetas que se pongan. La mayoría de los jueces son gente honrada, pero también hay experiencias dolorosas. Jamás olvidaré a los policías condenados a penas de cárcel por los magistrados Miguel Hidalgo Abia, Rosa Esperanza Rebollo Hidalgo y Rafael Espejo-Saavedra. Fue después de asistir a una manifestación contra ETA. Al llegar comprobé que no era contra ETA, sino contra Zapatero. Tuve que salir protegido por la policía. Eso lo sabe todo el mundo, pero lo que muchos ignoran es que la esposa de uno de esos policías, condenados por los mentados jueces y absueltos por el Tribunal Supremo, acabó quitándose la vida.

P. ¿Tiene fe en la justicia?

R. ¿Fe? La fe es creer lo que no se ve, por ejemplo, fe en Dios. Pero ni tengo fe en los jueces, ni en los dentistas, ni .... ¿Cómo hablar bien del que te saca la muela que no te duele? Al dentista se le puede exigir responsabilidad y los jueces que se equivocan no es fácil que paguen sus errores. Sería curioso conocer el número de jueces condenados por sus fallos, porque equivocarse se equivocan como los dentistas. Pese a todo, confío en la Justicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de marzo de 2010