Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa respalda a la Iglesia en España con otras dos visitas

La presencia en Barcelona servirá para impulsar la beatificación de Gaudí

La jerarquía del catolicismo español recibió ayer con regocijo la noticia de que Benedicto XVI visitará Santiago de Compostela y Barcelona en noviembre próximo. Con este viaje y el previsto para el verano de 2011 con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, España se convierte, con tres peregrinaciones papales, en el país de la cristiandad más visitado por el pontífice alemán desde que fue elegido en abril de 2005, con 78 años de edad. En la próxima semana santa cumplirá los 83. El papa Ratzinger también ha viajado en tres ocasiones a su país de nacimiento, pero en una ocasión lo hizo en visita privada, a su Baviera natal.

Si las atenciones pastorales del Papa denotan preocupación por un país determinado, este cúmulo de visitas -la primera fue a Valencia, en 2006, al VI Encuentro Mundial de las Familias-, confirma que al Vaticano le angustia España, como símbolo de relativismo moral y de laicismo fundamentalista. Son los dos "jabalíes que están devastando la viña" del catolicismo europeo, según el Papa. Los obispos españoles buscan torcer ese proceso, y Roma, que no se contagie al resto de las naciones occidentales.

Benedicto XVI emula en Santiago el europeísmo de su compatriota Goethe

Es en esta clave como hay que interpretar este mimo al episcopado que lidera el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco. En concreto, la visita a Barcelona para consagrar la catedral de la Sagrada Familia pretende fortalecer el combate de la Conferencia Episcopal contra el Gobierno socialista, al que la jerarquía acusa de tener un programa de destrucción de la familia cristiana. El colmo de ese empeño sería, según los prelados, la aprobación de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo, más conocida como ley del aborto. El viaje a Barcelona también impulsará el proceso de beatificación del arquitecto de su catedral, Antoni Gaudí.

La visita a Santiago de Compostela, con motivo del Año Santo Jacobeo, subraya, por su parte, el carácter intelectual y europeísta de este sabio pontífice alemán. Escribió Goethe, considerado por Ratzinger como el más gran hombre de letras alemán, que "Europa nació peregrinando a Compostela". El Papa no quiere perderse el jubileo de este año santo -no habrá otro hasta dentro de once años-, para subrayar su propio europeísmo. También culmina en Compostela su ruta por los grandes santuarios de la cristiandad, después de sus visitas a Lourdes, Fátima y la Apararecida en Brasil, entre otros.

Benedicto XVI llegará el 6 de noviembre a Compostela. "Quiero ir como peregrino de la fe y como testigo de Cristo resucitado, uniéndome a tantos peregrinos que llegarán a Santiago este año", le dijo Ratzinger el lunes pasado al arzobispo de esta archidiócesis, Julián Barrio, en la audiencia a la que acudió el lunes pasado con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. El arzobispo no pudo confirmar cuántas horas pasará el Papa en Santiago, ni si va a pernoctar en Galicia, pero dijo que el día 6 se lo "dedicará" a la ciudad del Apóstol, informa Silvia R. Pontevedra.

El viaje a Barcelona para consagrar la Sagrada Familia de Gaudí -la primera catedral del siglo XXI, con cabida para 9.000 personas-, coincidiría, probablemente, con la campaña de las elecciones en esa comunidad. El presidente del Patronato de la Sagrada Familia, Joan Rigol, quitó importancia a ese dato. "Lo fijo ahora es la visita del Papa, y lo que no está fijado son las elecciones", dijo. Hace cuatro años esas elecciones se celebraron el 1 de noviembre, pero la legislatura se podría agotar hasta diciembre, informa Blanca Cia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2010