Cuatro presos políticos y un disidente cubanos inician una huelga de hambre

Los opositores protestan contra el régimen por la muerte de Orlando Zapata

La disidencia cubana continuó ayer movilizada por la muerte del preso de conciencia Orlando Zapata. Sólo unas horas después de celebrarse su funeral bajo estrictas medidas de seguridad en la localidad de Banes, a 830 kilómetros al este de La Habana, fuentes de la oposición informaron de que cuatro presos del Grupo de los 75 se declararon en huelga de hambre en dos cárceles de Pinar del Río. "El objetivo es protestar por la muerte de Zapata y exigir la liberación de todos los presos políticos", afirmó Elizardo Sánchez, de la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CDHRN).

El opositor Óscar Espinosa Chepe informó de que otros tres presos del Grupo de los 75 realizan desde ayer un "ayuno" (sí tomarán líquidos) en la cárcel de Canaletas, en la provincia de Ciego de Ávila. Mientras, en Santa Clara el periodista independiente Guillermo Fariñas comenzó en su casa otra huelga de hambre, incluyendo la negativa de tomar agua, con la voluntad de "inmolarse". Hace tres años Fariñas estuvo a punto de fallecer tras varios meses sin ingerir alimentos sólidos para reivindicar el acceso libre a Internet en Cuba.

Los cuatro detenidos están condenados a más de 20 años de cárcel
El periodista Fariñas casi fallece hace tres años por exigir un Internet libre
Más información
La disidencia cubana pide que se suspendan las huelgas de hambre

Un comunicado difundido ayer por la CDHRN indica que el pasado día 24 los prisioneros Diosdado González Marrero, de 47 años, y Eduardo Díaz Fleitas, de 59, se declararon en huelga de hambre en una cárcel de Pinar del Río. Un día después, los opositores Fidel Suárez Cruz, de 39 años, y Nelson Molinet, de 45, tomaron la misma medida en las cárceles Kilo Cinco y Medio y Kilo Ocho de la misma provincia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los cuatro fueron condenados en los juicios celebrados en 2003 contra 75 opositores bajo la acusación de "conspirar" con y ser asalariados de Washington, Estados Unidos. Marrero, Molinet y Suárez Cruz cumplen una pena de 20 años de privación de libertad, y Díaz Fleitas, de 21. Todos han sido declarados por Amnistía Internacional presos de conciencia.

Sánchez afirmó que, si bien el desencadenante de las huelgas de hambre es la muerte de Zapata, los huelguistas demandan la liberación de todos los presos políticos, que la CDHRN calcula en más de 200 en toda la isla, de los cuales 65 son de conciencia. "Hasta ahora desconocemos si los cuatro incluyen otras demandas, pero podemos confirmar que ya han sido confinados en celdas de castigo en las referidas prisiones", agregó el activista.

Sanchez aclaró que su organización y la mayoría de los grupos disidentes se oponen tajantemente a las huelgas de hambre por "una cuestión de principios" y porque "el régimen no responde humanamente a esa clase de protestas pacíficas, como demuestra la trágica muerte de Zapata".

Miembros de la disidencia dijeron que el caso más preocupante de los cinco es el de Fariñas, pues en el pasado ya estuvo a punto de morir durante una protesta similar. El periodista lleva dos días sin tomar agua y ha declarado su voluntad de inmolarse si el Gobierno no libera de inmediato a los 27 presos políticos más enfermos", informó Sánchez. Además, Fariñas ha escrito una carta a Fidel y Raúl Castro retándoles a que demuestren que en las cárceles cubanas no se tortura.

Velatorio del opositor Orlando Zapata en Banes, en una imagen proporcionada por un asistente al mismo.
Velatorio del opositor Orlando Zapata en Banes, en una imagen proporcionada por un asistente al mismo.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS