La justicia exime a Air Madrid de pagar a Fomento 6,8 millones

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha eximido a Air Madrid de pagar los 6,8 millones de euros que le reclama el Ministerio de Fomento por el traslado de casi 5.800 pasajeros de los 50.000 afectados por el cierre de la aerolínea en las navidades de 2006. La sentencia, del 18 de febrero, considera que no se ha acreditado que el traslado de esos viajeros se realizase en los términos establecidos por la Dirección General de Aviación Civil.

Esas condiciones consistían en que los afectados debían haber realizado ya el trayecto de ida, estar en situación de urgente necesidad o los que tuvieran reservas confirmadas de vuelos de la compañía siempre que solicitaran hacer su transporte antes del 21 de diciembre.

El TSJM considera que ninguno de los traslados (4.000 en 19 vuelos fletados por Fomento y otros 1.800 en aviones de otras compañías) se justificaron bajo estas tres condiciones, por lo que el TSJM considera que no se puede reclamar a Air Madrid el pago de los 6,83 millones.

El ministerio (entonces dirigido por Magdalena Álvarez) estudia ahora el recurso de esta sentencia ante el Tribunal Supremo. Alegan que no se ha tenido en cuenta la dificultad añadida que tuvo que afrontar la Administración al no facilitar Air Madrid un listado de pasajeros afectados.

Respecto a si este precedente puede afectar a la reclamación a Air Comet (se dispuso un presupuesto de 6,3 millones y se transportó a 4.215 pasajeros las pasadas navidades), Fomento considera que son situaciones diferentes y que en este segundo cierre de aerolínea se exigió a los trasladados más documentación.

Además de esta sentencia, en otra dictada por el mismo tribunal, los jueces ratifican la suspensión del certificado de operador y la autorización de vuelo contra Air Madrid por posibles problemas de seguridad dictada por el Ministerio de Fomento el 15 de diciembre de 2006 y ratificada seis días después.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS