Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

RTVE no ve señales de mala gestión en la auditoría

El presidente de RTVE, Alberto Oliart, ha dado explicaciones al Parlamento sobre el informe de la auditoría de Hacienda correspondiente a 2008, bajo el mandato de Luis Fernández. Y lo ha hecho a través de un documento de 13 páginas elaborado por la asesoría jurídica de la corporación en el que puntualiza algunas de las anomalías que había puesto de relieve la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE). RTVE entiende que sus conclusiones no tienen recomendaciones ni advierten de mala gestión, "salvo en lo que se refiere a la falta de un aval de un 77% de la publicidad pendiente de cobro, que se explica por razones competitivas".

Sobre el sistema retributivo del comité de dirección, con bonus de hasta el 20%, RTVE explica que el organismo de Hacienda tenía ya conocimiento del mismo en la auditoría de 2007 y que no hizo recomendación alguna. Según la corporación, esto produce "una gran inseguridad jurídica".

En materia de contratación de programas rebate la afirmación de que "no siempre" se cumple la normativa interna en todas las fases del procedimiento. Sostiene que estos casos son "escasamente significativos" y que las anomalías afectan al incumplimiento o al cumplimiento con retraso de "meros trámites procedimientales", como la falta de una firma en los pliegos técnicos. Sobre el contrato de consultoría ligado al proyecto Nueva Sede, dice que sí contiene una duración determinable: "La del proyecto Nueva Sede".

Justificación de precios

El informe de la asesoría responde al hecho de que, en ocasiones, las grabaciones de los capítulos de algunas producciones como series e incluso la entrega y emisión de los mismos tiene lugar con anterioridad a la firma del contrato de producción. RTVE expone que "el encargo de la producción se perfecciona en múltiples negociaciones, cada área aporta elementos de su competencia que se integran finalmente en el contrato definitivo".

Fuera de ese texto, RTVE justifica el precio de casi dos millones de euros por los primeros capítulos de la serie Águila roja en que se trataba de dos telefilmes de 180 minutos, y que en esos primeros episodios se cargó con costes de creación de escenarios de esta serie, ambientada en el siglo XVII. Globomedia, su productora, dijo que el coste de los siguientes capítulos era inferior a un millón de euros cada uno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de febrero de 2010