La Xunta incumple el tratado europeo de lenguas regionales

Los expertos de la UE analizarán en abril la política de Feijóo

El Gobierno de España ratificó en 2001, bajo la presidencia de José María Aznar, la Carta Europea de las Lenguas Regionales y Minoritarias. El documento, impulsado en 1992 por el Consejo de Europa y con rango de tratado internacional, fue aprobado por las Cortes en su versión de más elevada protección para "lenguas reconocidas como oficiales en los Estatutos de Autonomías de País Vasco, Cataluña, Islas Baleares, Galicia, Valencia y Navarra". Entre los compromisos que entonces adquirió el Estado se encuentra la "garantía de una educación en las lenguas regionales o minoritarias correspondientes" en todos los niveles del sistema público de enseñanza. Ayer, en Santiago, la miembro del secretariado de la Carta Simone Klinge afirmó que España "no cumple con los compromisos que firmó" entonces. El secretariado vela por la aplicación del texto y pertenece al Consejo de Europa.

Klinge expuso su parecer en las jornadas de análisis sobre el documento organizadas por el Consello da Cultura Galega. En respuesta a una pregunta del público asistente al seminario, la experta en sociolingüística del Consejo recordó el grado que los preceptos ratificados en su día por España implican, entre otras obligaciones, "la existencia de una educación íntegramente en gallego". La ponente, acompañada por el secretario del Consello da Cultura y sociolingüista Henrique Monteagudo, aseguró que "impartir en gallego un 50% de las clases" no encaja con los niveles del tratado asumidos por España en 2001, por lo menos en lo referente a la educación.

Del seguimiento de la Carta se encarga un comité de expertos dependiente del Consejo de Europa. El último informe emitido data de diciembre de 2008 y en él, los especialistas destacaban el decreto de las lenguas del Gobierno bipartito que propugnaba una carga lectiva en gallego de, al menos, la mitad de las asignaturas. También señalaban la necesidad de establecer programas educativos con el gallego como lengua vehicular y elogiaba el proyecto de las galescolas, escuelas infantiles con el gallego como idioma vehicular. El texto valoraba, de modo general, las políticas lingüísticas desarrolladas hasta aquel momento con cierto pesimismo: "En el sector de la enseñanaza en particular, a pesar de las interesantes iniciativas emprendidas por las autoridades, el número de alumnos que reciben educación en escolar en gallego sigue siendo muy bajo".

Las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo en materia lingüística han derogado la normativa de la Xunta de Emilio Pérez Touriño y eliminado el proyecto de las galescolas. El comité de expertos volverá a reunirse en abril, apuntó Simone Klinge. Entonces analizará "con cuidado" los primeros pasos de la política lingüística del Gobierno de Feijóo.

Las sesiones del Consello da Cultura sobre la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias continúan hoy. Hablarán profesores de de universidades escocesas, galesas y catalanas.

Bases de la Carta

- Las lenguas son expresión de la riqueza cultural

- Las divisiones administrativas no pueden obstaculizar el desarrollo de las lenguas

- Es necesaria una acción resuelta de fomento de las mismas

- Facilitar el aprendizaje de la lengua a los no hablantes de la misma

- Promocionar los idiomas minoritarios en la vida pública y privada

- Medios adecuados para la enseñanza y el estudio de las lenguas regionales

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de febrero de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50