Detenidos dos etarras que intentaban huir a Francia en furgoneta

Los Mossos les sorprendieron en un control en la frontera de Girona

Los Mossos d'Esquadra detuvieron ayer en Girona a dos presuntos miembros de ETA que pretendían huir a Francia en una furgoneta. Las detenciones se practicaron en un control policial a sólo un kilómetro de la frontera, en la zona montañosa de Coll d'Ares. Los agentes de la policía autonómica reclamaron la documentación a los presuntos etarras y comprobaron que se les había prohibido abandonar el territorio nacional.

Los detenidos son Adur Aristegi Aragón, acusado de formar parte del desarticulado comando Vizcaya, y Jon Rosales Palenzuela, que en los últimos años ha protagonizado, supuestamente, actos de kale borroka. Los dos son legales y, aunque deben afrontar procesos judiciales, llevan una vida normal. De hecho, Aristegi y Rosales llegaron a Cataluña unos días antes con una furgoneta Renault del padre de uno de ellos. Se trataba de un viaje particular, sin fines terroristas. Pero la detención de Ibai Beobide Arza cambió sus planes de forma radical.

Más información

Beobide, capturado el sábado cuando iba en bicicleta, está relacionado con varios atentados de ETA. Entre ellos, la explosión de una furgoneta bomba que causó graves daños en la sede de la televisión vasca y otros medios de comunicación en Bilbao, en 2008. Escondido en Francia, fue llamado por la dirección de ETA para "dinamizar" a dos comandos legales (sin fichar) creados en Guipúzcoa y Vizcaya. Beobide permaneció oculto en un caserío de Hernani y, en los últimos meses, se había dedicado a reclutar jóvenes para la causa.

Una de las citas la tuvo, precisamente, con Rosales, al que supuestamente convenció para que recogiera información sobre posibles objetivos de la banda terrorista. En la declaración que prestó a la Guardia Civil, Beobide mencionó los nombres de Rosales, de Aristegi y de otros presuntos etarras. Rosales debió de pensar que podría delatarle (como así fue) y decidió huir de forma precipitada con ayuda de su compañero.

A las 13.30 de ayer, en el paso fronterizo de Molló, los Mossos registraron el vehículo y descubrieron documentos falsos, aunque los etarras iban desarmados y no opusieron resistencia.

La captura llegó apenas un día después de que otro presunto etarra, Faustino Marcos Álvarez , fuera cazado en un tren en la estación de Portbou, también en Girona, con un revólver. Éste pretendía instalar en la provincia una base logística, informaron fuentes de la lucha antiterrorista. Aunque el consejero de Interior, Joan Saura, descartó que la banda disponga de una base operativa en Cataluña.

La operación no está cerrada. Los Mossos lanzaron ayer un amplio dispositivo para localizar a, por lo menos, otros dos etarras (entre ellos, una mujer). Éstos habrían huidio después de seguir, en otro vehículo y a una distancia prudencial, a Rosales y Aristegi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de febrero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50