Entrevista:JUAN A. OJEDA | Secretario general de Escuelas Católicas | EL DEBATE DEL PACTO EDUCATIVO / 3

"El tema lingüístico está ya bastante aclarado y superado"

Como no podía ser de otra manera, la discusión entre la escuela pública y la concertada (privada subvencionada por el Estado) será uno de los grandes debates para alcanzar el pacto educativo que busca el Gobierno. La presión, por un lado, es aumentar la enseñanza concertada con el argumento de la libertad de elección de centros. Por el otro, sindicatos y organizaciones de izquierda reclaman controlar su expansión y que escolaricen equitativamente a los alumnos difíciles, que actualmente se concentran en la pública. En ese contexto, Juan Antonio Ojeda (Las Palmas, 1957) acaba de asumir la secretaría general de Escuelas Católicas (FERE- CECA EyG), que gestiona la mayor parte de la enseñanza concertada en España.

"Debemos dejar de instrumentalizar la escuela y centrarnos en mejorarla"
"Hay desequilibrio, pero nosotros no estamos excluyendo a nadie"
Más información
Los documentos para el debate
Las visiones de la negociación
Claves para un pacto
Gabilondo sigue "viendo posible" el pacto educativo

Experto en didáctica y organización escolar, cree que el pacto es "posible, necesario y una petición de toda la sociedad"; y además es "optimista". Tras ejercer como docente en todos los niveles, desde infantil a la universidad, defiende un pacto que "dignifique al profesor", con una mejor formación inicial y contínua y la preparación de los equipos directivos. Y también, por supuesto, la libertad de elección de centros.

Pregunta. ¿Qué es para ustedes la libertad de elección?

Respuesta. Está dentro de la libertad de educación, reconocida en la Constitución. Creemos que deben existir las dos redes, la pública y la privada que, lejos de competir, deberían complementarse, y dar cabida a una formación plural. Pedir autonomía para los centros, que ya se reconoce en la propuesta de Educación, para educar desde nuestro carácter propio, no salvaguarda de nada, sino lo contrario; estamos dispuestos a rendir cuentas a la sociedad de los derechos y deberes que conlleva esa libertad.

P. ¿Creen que hay alguna traba ahora a esa libertad?

R. Se debería legislar mejor. Siempre el debate está en que la libertad de elección está supeditada a la planificación del Estado, y creemos que también debe responder a la demanda social y familiar. Muchas veces no podemos acoger a todos los que solicitan nuestros centros.

P. Legislativamente, ¿qué es lo que piden?

R. Regular y estabilizar los conciertos, de tal forma que la normativa permita a los padres elegir centro.

P. Entonces, la idea sería la que propone el PP: garantizar por ley que, si hay demanda, la Administración esté obligada a subvencionar.

R. Sí. Legislativamente los conciertos deben estar regulados, no pueden quedar a la interpretación del Gobierno de turno, ni de las comunidades autónomas.

P. La queja constante contra la enseñanza concertada es que no asume la parte alumnado más difícil, que se concentra en la pública.

R. Eso está sujeto a interpretaciones. Del curso 2007-2008 al 2008-2009 hemos crecido en alumnado inmigrante 4.182 estudiantes, y en alumnado total, 281 alumnos. Nosotros no estamos excluyendo alumnos extranjeros. Muchas veces no asisten a nuestros centros porque éstos no cuentan con los recursos necesarios para atenderles; otras, simplemente no les corresponden nuestros centros por zona. A veces, optan por la pública porque van a tener ciertas cosas gratuitas, como el comedor o el transporte...

P. Efectivamente, hay muchas interpretaciones. Porque la enseñanza concertada tiene el 26,1% de los alumnos, pero acoge al 14,2% de los inmigrantes, mientras que la pública tiene el 67,2% de alumnos y al 82,2% de los inmigrantes. Es decir, aún reconociendo un esfuerzo, hay desequilibrio.

R. Sí, sí, pero nosotros no estamos excluyendo a nadie. Optamos por la escuela inclusiva, y por acoger a todos. De hecho, en otros países estamos siendo muy creativos. Por ejemplo, en el sur de Francia, a la hora de atender a los gitanos, estamos ofreciendo la escuela rulot, que va en busca del alumnado. Atender a estos alumnos requiere mayor número de profesores, recursos, aulas especiales, infraestructuras, y para ello no se recibe una subvención adecuada. Y aún así los centros están siendo muy creativos con fundaciones o subvenciones de particulares, y concursamos en las comunidades para desarrollar distintos programas, pero rechazan nuestras peticiones.

P. Si se ajustara la cantidad de las subvenciones al coste actual de la enseñanza, como piden desde hace años, ¿dejarían de cobrar cuotas?

R. Las cuotas se están cobrando para las actividades complementarias, no para la actividad escolar. Pero si el coste del precio escolar estuviese equilibrado y ajustado no serían necesarias cuotas.

P. ¿Cuáles son sus reivindicaciones en el debate del pacto?

R. Debemos dejar de instrumentalizar la escuela y centrarnos en el verdadero objetivo del pacto: propiciar una mejora de la educación para todos, en igualdad de condiciones. La escuela tiene que educar y que educar bien. Hay ciertos distractores que siempre están por ahí pululando, como la educación sexual o Educación para la Ciudadanía, que son aspectos importantes y que nos preocupan, pero que son secundarios frente al hecho de que la escuela eduque.

P. Entonces, ¿hay que dejar fuera de la negociación esos distractores?

R. Sí, y centrarnos en lograr el éxito de los alumnos. En evitar el fracaso escolar, que todo el sistema educativo sea flexible, que los alumnos encuentren los caminos adecuados y las pasarelas para no abandonar. Y la flexibilidad no está reñida con el esfuerzo ni el rendimiento, al contrario. Vemos adecuado que 4º de la ESO sea orientativo, hacía el bachillerato o la FP, pero que no sea excluyente.

P. ¿Qué temas cree que necesitarán más debate?

R. El tema de los conciertos, la financiación que posibilite la libertad de elección de centros, y la autonomía escolar van a estar en el núcleo, al menos, para nosotros. No creemos que haya otros planteamientos, que aluden a veces desde el PP o sectores más radicalizados.

P. ¿Cómo cuáles?

R. Por ejemplo, el tema lingüístico, que creo que ya está bastante aclarado y superado. En todo el territorio se enseña español y se tienen en cuenta las características propias de cada autonomía.

Juan Antonio Ojeda, secretario general de Escuelas Católicas.
Juan Antonio Ojeda, secretario general de Escuelas Católicas.GORKA LEJARCEGI

Sobre la firma

J. A. Aunión

Coordinador del espacio de Educación de EL PAÍS. Especializado en información educativa durante más de una década, también ha trabajado para las secciones de Local-Madrid, Reportajes, Cultura y EL PAÍS_LAB, el equipo del diario dedicado a experimentar con nuevos formatos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS