Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro | La salida de la recesión

El parón de la economía alemana frena la recuperación europea

La eurozona creció sólo el 0,1% en el cuarto trimestre de 2009 - Francia mantiene el empuje y Reino Unido deja la recesión, pero Italia sufre una recaída

El horizonte que parecía lentamente despejarse para la economía europea volvió a nublarse repentinamente ayer con unos datos sobre la evolución de la actividad productiva muy inferiores a lo esperado. Tanto en la eurozona como en el conjunto de la Unión, el producto interior bruto (PIB) apenas subió el 0,1% en el cuarto trimestre de 2009 (en tasa intertrimestral), la tercera parte de lo pronosticado por los analistas.

El panorama se ve aún más oscurecido por el sorprendente y brusco frenazo de Alemania, motor de la economía europea, que no creció. Peor lo tuvo Italia que volvió a la senda negativa. España sigue en recesión. Sólo Francia parece consolidar su recuperación en la eurozona, al sumar ya tres trimestres de crecimiento. "Todavía queda mucho por hacer en términos de recuperación", resumió un portavoz de la Comisión Europea.

"Hay fragilidad", advierte el comisario Rehn, en línea con Trichet

Grecia, España y Portugal caen menos que la media en el total del año

Los datos del conjunto de 2009 certifican la profundidad de la recesión vivida en Europa el pasado año. El retroceso fue del 4% en el conjunto de la zona euro y del 4,13% en la Europa de los 27. Se trata aún de datos provisionales, ya que no todos han proporcionado los correspondientes al cuarto trimestre, como es el caso de Irlanda. Curiosamente, en los otros tres países ahora bajo la lupa de los mercados, la caída del PIB fue menor que la media: el 3,6% en España, el 2,7% en Portugal y sólo el 2% en Grecia.

El tramo final del año ha puesto en solfa las expectativas sonrosadas creadas en el trimestre veraniego sobre la evolución de la economía europea al certificar la salida de la recesión. Sin ser un despegue brillante, los expertos habían vaticinado que en el cuarto trimestre la producción comunitaria mantendría el tipo, aunque fuera al más modesto 0,3%.

Resultó, por lo tanto, chocante la certificación de Eurostat de que el PIB europeo creció el mínimo posible del 0,1%. "Hay recuperación y ésa es la buena noticia", comentó Amadeu Altafaj, portavoz del nuevo comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn. "Pero hay fragilidad y no podemos echar las campanas al vuelo". Es decir, que "todavía queda mucho por hacer en términos de recuperación".

Bien consciente del trauma vivido con Grecia, que volvió a profundizar su recesión en el último trimestre del año (0,8% negativo) y ha puesto a prueba la credibilidad de la eurozona, el portavoz indicó que los Veintisiete han de pensar en políticas fiscales que fomenten el empleo y el crecimiento, pero con la previsión de que las muletas de los estímulos fiscales habrán de ser retiradas un día. "Una recuperación inteligente supone unas cuentas públicas saneadas".

Diversos analistas recordaban ayer las proféticas palabras de Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, quien lleva tiempo advirtiendo de que la recuperación económica se hará a trompicones y de forma caótica.

La siempre rigurosa Alemania le vino a dar la razón. Tras medio año de paulatino crecimiento (0,7% en el anterior trimestre) que había seguido a un año completo de recesión, la primera economía comunitaria frenó en seco y se quedó a cero. Caída en el consumo interno y en las inversiones son las razones objetivas del parón, si bien los sondeos de opinión entre los empresarios revelan desde hace meses un alza en la moral. Un responsable de Commerzbank hacía luz en la oscuridad al asegurar que sería un error dar por terminada la incipiente recuperación germana, pero el ministro de Economía, Reiner Bruedeler, augura que este primer trimestre de 2010 no será muy distinto al último de 2009.

Si es verdad que la economía Alemania sólo pasa por un bache pasajero, la italiana, tercera de la eurozona, ha caído en una zanja. El crecimiento del 0,6% del tercer trimestre se ha convertido en una contracción de 0,2% para cerrar el año, en contra de las previsiones de un mínimo positivo. La información oficial estadística italiana atribuía la resultante a las caídas de la actividad en la industria y en los servicios, "sustancial" en el sector terciario, no compensadas por el alza en la agricultura.

Eurostat confirmó la ya conocida contracción del 0,1% del PIB español en el pasado trimestre, única de las grandes economías que sigue en recesión, y en lo positivo ratificó la recuperación francesa, que con el 0,6% del trimestre otoñal encadena ya nueve meses positivos, circunstancia a celebrar, dado que Francia es la segunda economía de la eurozona. Reino Unido, la otra gran máquina productiva comunitaria, aunque fuera de la eurozona, salió de la recesión al ofrecer, por fin, un ajustadísimo saldo positivo.

Comparada con EE UU, la Unión no hace sino ceder terreno. Lo que a este lado del Atlántico es apenas un 0,1% positivo en el cuarto trimestre al otro lado se dispara hasta el 1,4%, lo que lleva a los expertos a concluir que la recuperación europea será menos convincente que la americana como reflejo de una mayor caída en la actividad económica el pasado ejercicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de febrero de 2010