Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dinero público para aviones vacíos

La Generalitat y la Diputación pagarán hasta 1,6 millones a Vueling y Ryanair por operar en Alguaire - Los aeropuertos catalanes reciben 11 millones en subvenciones

Ryanair y Vueling recibirán hasta 1,6 millones de euros al año de las arcas públicas por operar vuelos desde el aeropuerto de Alguaire, en Lleida. Además, al menos durante el primer año, no abonarán ninguna tasa al aeropuerto, lo que supone que el aeródromo dejará de percibir entre uno y dos millones de euros en este concepto. Cargarán con la subvención la Generalitat (que aporta 900.000 euros al año) y la Diputación de Lleida (que pondrá los otros 700.000 euros).

Pese a que Alguaire es el primer aeropuerto diseñado, construido y, por el momento, gestionado por la Generalitat (ya que el concurso para la concesión quedó desierto), no es el único que recibe subvenciones de Cataluña. En Girona las compañías que operan reciben unos 5,5 millones. En Reus, 3,5 millones e incluso en El Prat se realizan algunas inversiones "en especias", es decir, se pagan campañas publicitarias o promociones de determinadas rutas.

Las autoridades 'comprarán' billetes a 30 euros de media en Lleida

El acuerdo al que han llegado con las dos aerolíneas es más complejo que en los otros aeropuertos, donde hay comprometida una cantidad que crece como incentivo si se mejora el número de viajeros. "El sistema de Alguaire es nuevo. Ahora las ayudas disminuyen según aumentan las ventas", explicó ayer Manel Nadal, secretario de Movilidad de la Generalitat. Lo que se garantizará en Lleida es que las aerolíneas (que vuelan a Francfort, París, Milán y Palma) cobren como poco lo mismo que si sus aviones fueran a la mitad de capacidad. Es decir, explican, si el avión va vacío, la empresa puede regalar el 30% de los pasajes como promoción, la Generalitat pagará billetes desde ese 30% hasta el 50% de la capacidad a un precio medio de 30 euros (pero que varía según las tasas del destino y la distancia). Y el resto de ingresos por los asientos vacíos se perderán. Si la compañía es capaz de llenar por sí misma la mitad del avión, no cobrará ayudas en ese vuelo.

"La cantidad de 1,6 millones es un techo máximo", explicó Nadal. Hay 100.000 plazas previstas en las cuatro rutas que operan Ryanair y Vueling este año. "El objetivo es que se vendan 50.000 billetes. Así no tendríamos que gastar nada", aseguró. Las aerolíneas no se reparten el dinero a partes iguales. Según Nadal, varía por las tasas de los destinos y la distancia de vuelo. Las empresas chárter no pagarán tasas, pero tampoco recibirán subvenciones.

Según Nadal, han mantenido contactos con otras aerolíneas. "Llegamos a hablar con entre 20 y 25", aseguró. Vueling y Ryanair aceptaron las condiciones, y se han comprometido a permanecer en Lleida al menos un año. El acuerdo "es flexible" y la subvención puede variar con nuevas rutas y compañías. "Pero en los próximos 12 meses no se esperan cambios", adelantó.

La Generalitat gasta en total casi cinco millones de euros en subvencionar los aeropuertos. Aseguran que es prioritario, porque 15 millones de turistas que visitan Cataluña son extranjeros, y más del 70% van en avión. Cuando llegan al destino, gastan de media 300 euros cada uno, "así que es vital que puedan venir". Preparan incluso nuevas ayudas para que Vueling en El Prat ofrezca conexiones, y no sólo vuelos de un destino a otro. Dado que el aeropuerto recibe más de cinco millones de pasajeros cada año, la normativa europea dificulta hacer una inyección directa de dinero. "En lugar de eso, crearemos algún mecanismo para facilitar que ofrezca el servicio. Por ejemplo, crear una empresa que lleve las maletas de un avión a otro y que paguemos nosotros, para que un pasajero pueda hacer escala en el Prat con Vueling sin tener que facturar dos veces", adelantan.

Ryanair sopesa no volar a Barcelona

Las negociaciones entre Ryanair y las administraciones españolas no avanzan. Ni el Gobierno central ni el de la Generalitat están dispuestos, al menos hasta ayer, a realizar aportaciones a la compañía de bajo coste. La firma, que ha conseguido slots para operar este verano en El Prat, ha sugerido ya que no los utilizará si no recibe ayudas y si no se le permite no utilizar los fingers. Fomento ha respondido negativamente a las dos pretensiones y la Generalitat apoya la respuesta negativa.

Por si fuera poco, Ferran Soriano, máximo dirigente de Spanair, y Josep Piqué, que dirige Vueling, han comunicado al Gobierno central que no aceptarán un trato de favor a la firma de bajo coste, ya que supondría competencia desleal, sobre todo para Vueling. A la espera de cómo evolucionen las cosas, Ryanair, que declinó comentar cualquiera de estos aspectos, ya ha comunicado a las autoridades unas supuestas dificultades para actuar desde El Prat debido a la falta de aviones.

Paralelamente, el Gobierno catalán y el Ministerio de Fomento siguen negociando el traspaso de los aeropuertos de Reus y Girona. Para ello, es necesario que ambos pierdan su catalogación como "aeropuertos de interés general", pero si la pierden, no podrán seguir operando con países que no pertenezcan al espacio Schengen. Y uno de ellos es Reino Unido. Política Territorial ha convencido a Fomento para que aborde un cambio legislativo que permita que Reus y Girona dejen de ser de "interés general", pero puedan seguir conectando con aeropuertos de fuera del espacio Schengen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 2010

Más información