Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las instituciones disparan un 24% la obra pública para afrontar la crisis

Las administraciones licitaron el año pasado proyectos por 2.933 millones

Las cuatro administraciones públicas consiguieron elevar de forma espectacular la actividad de la construcción en Euskadi a lo largo de 2009, coincidiendo con los momentos más duros de la crisis hasta ahora. Frente a la caída en picado de los principales indicadores económicos, la inversión en obra pública experimentó el año pasado un incremento sustancial que sirvió para reducir el impacto de lo peor de la recesión. Durante este periodo, el Gobierno central, el autonómico, las diputaciones y los ayuntamientos licitaron en conjunto proyectos por 2.933 millones de euros, un 24,1% más que en el ejercicio precedente.

La contratación de infraestructuras en 2009 todavía queda lejos del récord alcanzado en 2006, cuando se llegó a los 3.260 millones de euros. Aún así, el conjunto de las instituciones logró que la actividad constructora repuntara tras el pobre ejercicio de 2008. cuando las inversiones cayeron un 20% sobre 2007. Los últimos datos de Seopan, la asociación nacional de empresas constructoras, conocidos esta misma semana y aún provisionales, revelan que las instituciones han conseguido su objetivo de impulsar las obras públicas para reactivar la economía e impedir una mayor destrucción de empleo.

La obra pública creció más que en Euskadi sólo en cuatro autonomías

Según el recuento realizado por la patronal de las grandes constructoras, sólo cuatro comunidades autónomas logran incrementos superiores al registrado en el País Vasco: son, por este orden, Extremadura, Baleares, Madrid y La Rioja.

Entre las razones que explican el incremento de la licitación se encuentra el impulso económico aportado por el Gobierno central a los ayuntamientos a través del Fondo Estatal de Inversión Local, que en su primera convocatoria permitió el pasado ejercicio financiar en Euskadi casi 900 proyectos en 239 municipios con una aportación total de 233 millones. A la vista de estos resultados, los 251 consistorios vascos han planteado este año sus petición al fondo estatal para pequeñas obras.

El Gobierno vasco sumó 1.015,8 millones (el 34,6% del total), en buena parte por la licitación de varios tramos del AVE vasco en Guipúzcoa, una infraestructura que gestiona el Departamento de Transportes, aunque su costo será descontado del Cupo. El incremento interanual de las obras dirigidas por el Ejecutivo autonómico es del 32,4%, el mayor entre todas las administraciones.

El Gobierno central, principalmente a través del Ministerio de Fomento, autorizó contrataciones por 269,2% millones (el 9,1%). Al País Vasco ha llegado desde Madrid el 2,1% del conjunto de la inversión ministerial repartida por todo el territorio nacional. Este porcentaje resulta inferior al índice de imputación (el 6,24%) que establece el Cupo y que refleja el peso del País Vasco en el PIB nacional.

Fuentes de Fomento aseguran que esta diferencia se debe en parte a la transferencia de recursos y obras a los ayuntamientos en función del plan E. No obstante, la obra civil auspiciada por la Administración central experimenta una subida en Euskadi del 31,2% con respecto al volumen contratado hace dos años.

De los 2.933 millones, 1.074 millones correspondieron a edificación de viviendas y equipamientos sociales y los 1.859 millones restantes a obra civil (carreteras, ferrocarriles, infraestructuras hidráulicas, de medio ambiente...). El mes de abril, con 406,7 millones, fue cuando más recursos se contrataron. Por territorios, el 48,2% de las obras se licitaron en Vizcaya, un 36,9% en Guipúzcoa y el 14,5% en Álava.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de febrero de 2010