El Gobierno da amplios poderes a AENA sobre los controladores

Fomento abre a la competencia el control del tráfico aéreo con un decreto ley

El Gobierno aprobó ayer un real decreto ley de eficacia inmediata por el que otorga amplios poderes a AENA para organizar el trabajo de los controladores aéreos al modificar de modo sustancial las condiciones pactadas en el convenio colectivo. La aplicación de las nuevas medidas (entre ellas la ampliación de la jornada con la consiguiente eliminación de horas extra) puede traducirse en una rebaja de sueldo del 40% para los controladores (de unos 340.000 a 200.000 euros anuales). "No es tolerable que una empresa pública pague sueldos millonarios mientras el Gobierno pide austeridad", declaró el ministro de Fomento, José Blanco, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros..

La norma puede traducirse en una rebaja de los sueldos del 40%
Aspectos clave del convenio colectivo se suspenden por tres años

Más información

Fomento justifica la medida por la "excepcionalidad absoluta" de la situación y considera que esta inédita vía de solución de un conflicto no debe crear inquietud en el resto de los trabajadores. El sindicato de controladores USCA anuncia recursos judiciales contra el decreto del Ejecutivo (que debe ser validado por las Cortes) y espera que "los sindicatos mayoritarios muestren su total rechazo" a este tipo de "mecanismos impositivos". UGT alertó sobre la posibilidad de sentar un precedente y CC OO abogó por la vuelta a la negociación.

Blanco explicó que tras la notificación de AENA de que había roto las negociaciones al "constatar" que era imposible el acuerdo para renovar el convenio colectivo de controladores, ha decidido, por un lado, liberalizar el servicio de control de las torres (no de los centros de control de ruta) y, por otro, establecer un periodo de tres años durante el que queda suspendido de hecho el convenio colectivo de controladores.

Blanco añadió luego que el diseño jurídico de la medida lleva dos meses elaborándose y que no esperan una huelga de celo ni tampoco legal de los controladores, si bien avanzó que para esa eventualidad ya tiene previsto un dispositivo para paliar sus efectos. Y afirmó que ha ordenado a AENA que vuelva a la negociación con los controladores, si bien con el nuevo marco jurídico aprobado ayer, que recoge parte de las propuestas de la empresa.

El decreto ley incluye una larga exposición de motivos en la que se alega la imposibilidad de llegar a acuerdos con los controladores, la ilegalidad de los sueldos cobrados en los últimos años, al no haber sido avalados por la Comisión de Retribuciones, y la necesidad de reducir los costes de navegación aérea, entre otras consideraciones. Fomento explica que, pese a considerar esos acuerdos fuera de convenio nulos de pleno derecho, tenían que abonar los sueldos pactados.

Asume que la modificación de las condiciones de trabajo es imposible con el actual convenio o con el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, ya que éste requiere que dichos cambios reciban el visto bueno de los sindicatos. Y justifica la premura con que se realiza la reforma (incluida una edición extraordinaria del BOE publicada ayer ) porque, de ser conocida con anticipación, "podría generar el efecto indeseado de provocar conductas" que la pondrían en riesgo dadas las "capacidades de presión absolutamente exorbitantes adquiridas por los controladores a través de la negociación colectiva".

Mediante ese decreto, se devuelven a AENA todas las facultades para organizar el trabajo y se declara que ningún proveedor de servicio puede delegar esas facultades en ningún puesto de trabajo ni órgano. Se establece la obligación de todos los controladores de AENA de trabajar "de manera inexcusable" la jornada necesaria para la continuidad del servicio, con un máximo de 1.750 horas anuales. Se rebaja el tiempo de descanso y se suspende el derecho a la licencia especial retribuida, a la que tenían derecho a partir de los 52 años y con 30 de antigüedad o al cumplir los 55, con 10 de servicio.

Además, AENA podrá contratar controladores bajo cualquier modalidad legal. Su presidente, Juan Lema, no aclaró si se les aplicaría el convenio actual (es decir, el mismo sueldo que a los controladores actuales) o no, y expresó su deseo de que se llegue a un acuerdo para un nuevo convenio colectivo. Mientras éste no llega, se instaura el despido "preventivo", en palabras del subsecretario de Fomento, Juan Salvador Miranda, de modo que, en caso de una infracción muy grave, se permite la suspensión provisional de empleo y sueldo mientras se tramita el expediente disciplinario.

La liberalización de las torres de control conlleva la agilización de los trámites necesarios para certificar a nuevos proveedores de servicios de tránsito aéreo, con un procedimiento "preferente y simplificado", y se dará facilidades para la incorporación de pilotos (hay 4.000 en paro, dijo Blanco) y otros profesionales del sector aeronáutico.

Para ello se harán planes especiales de formación por parte de la Agencia de Seguridad Aérea, en los que expresamente se convalidarán sus conocimientos (por ejemplo, el inglés) y experiencia. Blanco comentó que SENASA (la empresa pública que da la formación a los controladores) formará a 350 con carácter inmediato.

Además, en el plazo de dos meses AENA presentará los estudios de seguridad para decidir qué aeropuertos pueden dar servicio de información de vuelo (AFIS) en vez del de control. Estos aeródromos (en principio Ciudad Real, que es privado, El Hierro, La Gomera, Huesca, Logroño y Burgos) serán los que convoquen concursos para la prestación del servicio, según Fomento.

Finalmente, el decreto ley obliga a una rebaja de las tasas de ruta y de aproximación, en consonancia con el ahorro que suponen estas medidas, unos 300 millones de euros al año.

Esa bajada, de un 15% hasta 2013, fue ayer valorada por el sector, que la lleva pidiendo muchos años. El presidente de la patronal ACETA, Manuel López Colmenarejo, saludó la rebaja.

El Ministro de Fomento, José Blanco, ha afirmado hoy que "no es tolerable" que una empresa pública como Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) pague sueldos millonarios a sus empleados "mientras el Gobierno pide austeridad al resto de los españoles". Durante su comparecencia ante el Consejo de Ministros, Blanco ha señalado que una de las obligaciones del Estado de derecho es garantizar la eficiencia del servicio de control aéreo y que por ese motivo ha aprobado el Real Decreto Ley que regulariza la situación del control de navegación aérea.AGENCIA ATLAS
Los controladores aéreos ya no tienen el control. En una decisión sin precedentes, el Gobierno ha asumido por decreto el control del tráfico aéreo. El ministro de Fomento zanja así el conflicto con ese colectivo y entrega al organismo público AENA la gestión del sector. Los controladores ya han anunciado medidas legales.AGENCIA ATLAS

Menos dinero, menos descanso

- La jornada de trabajo básica pasa de 1.200 a 1.750 horas anuales, que es la media que han trabajado el pasado año los controladores por la jornada adicional voluntaria.

- Al pagarse las horas adicionales como ordinarias, el sueldo de los controladores se reduce en la práctica en un 41%.

- Los periodos de descanso pasan del 33% al 25% en turno de día y del 50% al 33%, noche.

- Se introduce el despido disciplinario "preventivo", en caso de incumplimientos muy graves por parte de los controladores.

- Se suspende el derecho a pasar a situación de licencia especial retribuida a partir de los 52 años.

- Los turnos, que ahora deben publicarse con 90 días de antelación, se harán por meses naturales con 10 días de antelación.

- AENA tendrá que ofrecer otro puesto a los que trabajen en aeropuertos donde se decida que preste el servicio de control otra empresa diferente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 06 de febrero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50