Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez permite abrir un gran burdel a un imputado por tráfico de mujeres

El alcalde de La Jonquera paralizó el proyecto en 2006 tras un informe de los Mossos - El Tribunal Superior censura al regidor y le ordena dar la licencia

El alcalde de La Jonquera, Jordi Cabezas (CiU), lo intentó evitar. Pero al final tendrá que pasar por el aro. Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) obliga al Consistorio fronterizo a otorgar la licencia de obras y de actividad a un prostíbulo con al menos 100 habitaciones. Y lo hace en contra de un informe de los Mossos d'Esquadra que alerta del peligro para la seguridad ciudadana. Además el administrador del futuro burdel, José Moreno Gómez, está imputado por tráfico de mujeres.

Montar un burdel es una actividad lícita en Cataluña. Así lo recoge un decreto de 2002. Sólo hace falta una licencia como local de pública concurrencia donde se ejerce la prostitución. El Ayuntamiento de La Jonquera ya lo sabía, pero aun así intentó frenar la construcción del macroburdel. Y para ello se acogió a un informe del Departamento de Interior. En él se alertaba de que si se construía el burdel, se crearían problemas "de seguridad y de orden público" debido a la concentración "de camiones de países de Europa y del Este esencialmente los fines de semana del viernes al sábado a la noche". Además se avisaba del peligro por las "armas blancas y sustancias estupefacientes" que se decomisan en este tipo de locales, de las "peleas tumultuarias" que se producen y de los accidentes de coches y el aumento de positivos en los controles de alcoholemia que se hacen a la salida. En resumen, ese burdel iba a crear "una conflictividad muy elevada".

Con el documento en la mano, Cabezas paró la construcción del prostíbulo. Fue en 2006. El problema es que la empresa, La Vimetera, ya contaba con el visto bueno de todas las partes implicadas en el proceso de obtención de una licencia: Urbanismo, Medio Ambiente e incluso el Consejo Comarcal del Alt Empordà.

Ayuntamiento y propietarios se enzarzaron en una batalla legal. La Vimetera puso un recurso ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Girona, pero perdió. Aun así, el letrado de la compañía, Lluís Frigola, recurrió al TSJC. Cuatro años después, la justicia les ha dado la razón porque todo es conforme a ley. "La táctica de estimar esos informes no es procedente ni estimable", dice el TSJC. "Es increíble que pueda pasar eso", se lamenta Cabezas. El alcalde no comprende que a pesar de la negativa del Ayuntamiento se haya dado luz verde al proyecto. "Teniendo en cuenta que su propietario está, además, imputado por trata de blancas", añade el primer edil.

Su queja es cierta. El empresario José Moreno Gómez está imputado por tráfico de mujeres. En 2008 dos brasileñas de otro burdel que el hombre regenta en el municipio gerundense de Mont-ras -Eclipse- acudieron a su consulado y explicaron que las obligaban a prostituirse.El Cuerpo Nacional de Policía abrió una investigación. Como resultado, los agentes detuvieron a Moreno y a más trabajadores del prostíbulo acusados de formar parte de una red que trasladaba ilegalmente mujeres brasileñas a España para obligarlas a ejercer la prostitución. El caso está en fase de instrucción.

Frigola, que también asiste a Moreno en esta causa, está convencido de que la acusación no prosperará. Y si llega a los tribunales, confía en que se quede en nada. "Con ésta es la quinta vez que le imputan, las otras cuatro han estado sobreseídas", asegura Frigola. Este tipo de imputaciones son gajes del oficio, asegura el letrado.

El Eclipse estuvo además relacionado con el caso de Sandra Vergara. La mujer, que murió quemada en 2006, ejerció la prostitución al llegar a España en algunos de los burdeles regentados por Moreno. Viajó a España supuestamente con el hermano de su pareja, Francisco Sánchez. El hombre estaba acusado en Chile por tráfico de personas, pero murió poco después atropellado por un vehículo en extrañas circunstancias.

La Jonquera es conocida, además de por ser el último municipio de Cataluña antes de llegar a la frontera francesa, por los numerosos prostíbulos que hay en su área de influencia. "Los fines de semanas esto se llena de franceses", se queja su alcalde, que quiere evitar que se abra otro establecimiento en la zona. En la actualidad, La Jonquera tiene un local reducido donde se ejerce la prostitución, Désirée. Pero a poco más de un kilómetro, en el municipio de Agullana, existe el Dallas, otro enorme prostíbulo.

A eso se suma la concurrencia de decenas de meretrices en las calles de polígonos y carreteras, lo que ha obligado al Consistorio a aprobar una ordenanza municipal que prohíbe la prostitución en la vía pública. La medida ha surtido efecto, aunque siguen quedando unas cuantas resistentes que se niegan a irse.

En 15 días como máximo, el alcalde deberá dar la licencia al nuevo prostíbulo. La Vimetera tiene previsto abrir entre julio y septiembre. "Si el proyecto es conforme a ley, no hay más que decir", indica Frigola. Cabezas es consciente de que lo tienen difícil. Pero aun así no ceja en su empeño de intentar frenarlo. "Quizá hablando con el propietario de los terrenos...", desliza. Pero no parece que tenga las cosas a su favor. El TSJC, en sus fundamentos jurídicos, sentencia: "En el presente caso, lo verdaderamente sorprendente es la denegación de la licencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de febrero de 2010