Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pescanova apuesta por "una caja sólida" que mantenga el poder de decisión en Galicia

La empresa Pescanova, a través de dos de sus directivos, dejó ayer clara su posición "a favor de una caja sólida, solvente y que las decisiones se tomen aquí" en el encuentro que el conselleiro de Economía, Javier Guerra, mantuvo ayer en la sede de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP) con unos 150 asociados. En términos análogos y favorables a la fusión se expresaron Manuel Freire, presidente de Freiremar, y otros portovoces empresariales.

La CEP ya se pronunció hace semanas a favor de mantener ambas cajas. Guerra, antes de entrar a la reunión de ayer, lo atribuyó a "la falta de información y comunicación" por parte de la Xunta, un aspecto que fue frecuente motivo de reproche en las alocuciones de los empresarios. El conselleiro lo despejó aduciendo la necesidad que tenía la Xunta de contar con datos firmes (los de la auditoría de KPMG) antes de entrar en mayores polémicas. En este sentido, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, se llevó las puyas de todos, del ponente y de cuantos empresarios intervinieron, por habar convocado a los vigueses a manifestarse contra la fusión.

Javier Guerra reiteró, "hablando con la cabeza y de todo corazón", las tesis de la Xunta a favor de la fusión. "Quedarnos como estamos ya no lo plantea nadie", espetó. Tampoco considera factible un SIP entre las dos cajas como un proceso lento a la fusión y desmintió la especie sobre la mala situación de Caixa Galicia "porque si así fuera, el Banco de España ya la habría intervenido". En ese caldo, César Real, uno de los directivos de Pescanova (participada en un 20% por Caixa Galicia y en un 5% por Caixanova), previno contra el "falso debate" del ataque a Caixanova o a Vigo. "Si es negativo para Vigo que deje de ser sede de una caja, peor será que Galicia no lo sea de ninguna", argumentó. El tejido industrial no puede permitirse que la capacidad financiera y de decisión de ambas cajas deje de estar en Galicia, dijo, "porque sería un grave problema para proyectos empresariales y para las personas que tienen un proyecto de vida en Galicia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de febrero de 2010