Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP paga el abogado a Bárcenas porque "lleva 30 años en el partido"

Cospedal evita explicar por qué es el único imputado que no costea su defensa

La dirección nacional del PP tiene muy claro por qué su ex tesorero Luis Bárcenas, un hombre de un patrimonio importante, merece que su formación le pague el costoso abogado que ha contratado para defenderse del caso Gürtel, en el que los investigadores le atribuyen haber cobrado más de un millón de euros en sobornos de la red corrupta. "El PP ha asumido este gasto y costear la defensa procesal de una persona que durante 30 años ha sido trabajador de este partido porque así lo consideró en su día oportuno", sentenció Dolores de Cospedal, la secretaria general, en la habitual rueda de prensa de los lunes en la sede central del PP.

Bárcenas es funcionario del partido desde los años 80, cuando el PP era Alianza Popular, siempre vinculado a las finanzas. Lo que no aclaró Cospedal, ante una segunda pregunta, es por qué el ex tesorero es el único de la quincena de imputados del PP, algunos de ellos con muchos trienios en la formación, al que se le paga el abogado, con un coste superior de momento a los 25.000 euros.

El ex tesorero tiene toda la información de las finanzas del PP

"Es una persona que ha sido trabajadora durante mucho tiempo. Y el PP entendió que así tenía que obrar en este tema concreto y no hay ninguna otra justificación", sentenció. Con esta última frase, Cospedal respondía indirectamente al malestar interno que ha generado en el PP el trato privilegiado a Bárcenas -que no ha perdido su militancia, como otros imputados, y conserva su secretaria, su despacho oficial en Génova, su puesto de senador del PP e incluso su cargo de tesorero del grupo del Senado-.

La tesis más extendida en el partido, reforzada ayer al conocer por EL PAÍS que la dirección paga el abogado, es que el ex tesorero tiene tanta información delicada que nadie se atreve a importunarle por temor a su reacción. A esta idea contestó ayer en Onda Cero Javier Arenas, vicesecretario de Política Regional y Local del PP y uno de los grandes defensores internos del ex tesorero. Según dijo, ha prestado durante 30 años un trabajo "modélico". Cuando se le preguntó expresamente si cree que este trato deferente se debe a que es un hombre que "sabe demasiado", respondió: "Por supuesto que no". Antes de ser nombrado tesorero en 2008 por Rajoy, Bárcenas fue gerente durante 20 años y tiene toda la información sobre las finanzas del partido.

"Que le pague el PP el abogado a Bárcenas es feo, en términos de ética. Segundo, es sospechoso; y tercero, creo que no lo entiende nadie en este país", sentenció Tomás Gómez, líder de los socialistas madrileños. Otros imputados del PP a los que se les achacan unos sobornos incluso menores, como el ex consejero de Deportes de Madrid Alberto López Viejo, se pagan su defensa de su bolsillo pese a llevar muchísimos años en el PP.

Silencio sobre el insulto de Aguirre

Mariano Rajoy no tiene ninguna intención de sacar punta a la polémica por las palabras de Esperanza Aguirre que recogieron los micrófonos, en las que se vanagloriaba de haber quitado a un dirigente del PP afín a Alberto Ruiz-Gallardón un puesto en Caja Madrid para dárselo a IU. La dirección nacional prefiere guardar silencio.

Dolores de Cospedal, la secretaria general, evitó ayer todas las preguntas sobre este asunto, reforzado por los ataques de Aguirre a Gallardón en una entrevista que ayer publicaba El Mundo. En todo momento evitó criticar a la presidenta del PP de Madrid y comparar su caso con las declaraciones en EL PAÍS que han provocado una sanción de hasta un año de suspensión de militancia para Manuel Cobo, mano derecha de Gallardón.

Primero echó mano de una técnica personal, la de no comentar ni interpretar las declaraciones de nadie, una forma de huir de las polémicas. Hasta tres veces dijo que ella no comentaría la entrevista.

Cuando se le preguntó si consideraba que las declaraciones a micrófono teóricamente cerrado de Aguirre, en las que pronunciaba claramente un insulto contra un compañero, no han podido perjudicar al PP, volvió a proteger a Aguirre: "Ya ha pedido perdón".

Y cuando se le preguntó si, al margen de las declaraciones, el hecho de que la presidenta de Madrid hubiera quitado un puesto al PP para dárselo a IU no era una forma de perjudicar al partido, volvió a defenderla: "Las decisiones en Caja Madrid se tomaron por consenso".

Tampoco quiso comentar la idea de Aguirre de que Cobo no debe ir en las listas municipales de 2011. Cospedal dijo que eso lo decidirán los órganos competentes. Y para dejar claro que Rajoy no quiere saber nada del asunto, sentenció: "Esto no se ha tratado en el Comité de Dirección".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de febrero de 2010

Más información