Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caballero convoca una manifestación para frenar la fusión de las cajas

Caixanova elude pronunciarse mientras sindicatos, PP y BNG anuncian que no irán

Un día antes de reunir al Consejo Económico y Social (CES) de la ciudad para debatir el asunto, Abel Caballero convocó ayer una manifestación para el martes día 9 de febrero "en defensa de Vigo, contra la fusión de las cajas". Abel Caballero dijo que la ciudad siente "indignación" por la actitud del Partido Popular que, según él, quiere "quitarnos algo que es nuestro".

La convocatoria no la apoya su socio de gobierno (el BNG), ni obviamente el PP. Tampoco los sindicatos (UGT, CC OO y CIG), que están a favor de que se unan las cajas y que no entienden que, con tasas de paro disparadas y una lluvia de regulaciones de empleo, este sea el asunto fundamental en la comarca viguesa. Incluso las organizaciones económicas (la patronal CEP y la Cámara de Comercio), contrarias a la fusión, recibieron la noticia con sorpresa y no se pronunciarán hasta que lo haga el CES, formado por una veintena de colectivos. La propia Caixanova respondió, como tantas veces, con un "no hay comentarios". Si sus directivos deciden colocarse detrás de la pancarta, lo harán "a título individual", lo que viene a decir que la caja no se posicionará.

Abel Caballero: "El PP quiere quitarnos algo que es nuestro"

Pero el alcalde está convencido de que obtendrá una respuesta masiva a su llamada: "Me siento sinceramente respaldado", aseguró a la prensa rodeado por los nueve concejales socialistas de su equipo. "Convoco a los 300.000 vigueses", dijo después de asegurar que, tras reunirse con un centenar de colectivos sociales, culturales, deportivos y económicos, "ni uno" se mostró partidario del proyecto que impulsa la Xunta.

El BNG, su socio de gobierno, le respondió que "nadie va a robar nada a los vigueses", y lamentó que Caballero base sus argumentos de movilización "en el miedo". El PP se manifestó en el mismo sentido.

"Todos los alcaldes defienden que sus ciudades cuenten con servicios centrales de las cajas menos el de Vigo", aseguró Clodomiro Montero, de CIG Banca. Para la central nacionalista la fusión virtual que propone Caixanova y defiende Caballero (también llamada SIP), "en la práctica crearía una superestructura que se llevaría los servicios centrales de la caja a Madrid. Sólo en la sede de Vigo trabajan 900 personas que tendrían que hacer las maletas, no lo olvidemos", explicó.

En la Unión Comarcal de UGT en Vigo, cuyos miembros se habían desmarcado de la posición de Santiago y rechazaban la fusión, un portavoz habló ayer de que Caballero los ha puesto "en una situación difícil", al convocar una manifestación sin el respaldo de los colectivos sociales. "No vamos a ser comparsas de nadie", aseguraron.

El alcalde también arremetió ayer contra la Lei de Caixas, que recurrirá con la petición de que se paralice cautelarmente. Pero el proceso sigue su curso, y el BNG ya ha elegido a los representantes que designará su grupo parlamentario: en Caixanova serán los empresarios Manuel Martínez y Manuel González, y la profesora María Xesús López Escudeiro. En Caixa Galicia han designado a Alberte Souto, ex secretario de Medio Rural, a Anxo Calvo, ex director general de Industria, a Emilio Nogueira, ex secretario de Industria y a Xulia Guntín, profesora universitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 2010