Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex dueño de Burberry regulariza una deuda de 27 millones con Hacienda

Eugenio Mora Olivella, ex presidente de Burberry en España, ha ingresado a Hacienda más de 27 millones de euros por la venta de la compañía en 2000, lo que constituye la mayor regularización fiscal que se ha producido nunca en España. La elevada tributación se explica porque Mora está imputado por delito fiscal desde 2005 en la causa que abrió el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón tras descubrir un paraíso fiscal en Jersey auspiciado por BBVA-Privanza, filial del banco español. Mora era desde la década de 1960 el presidente de Burberry Spain y tenía el 60% de las acciones. En el año 2000 los accionistas vendieron todos sus títulos a General Universal Stores, la matriz mundial, y cobraron 30.000 millones de pesetas (180 millones de euros) tras detraer los gastos de la operación. Mora ingresó 18.000 millones de pesetas (más de 108 millones de euros) y el dinero pasó por el paraíso fiscal de Jersey antes de acabar en Londres, donde residía.

La tributación de la venta se produjo en esa capital, tras el asesoramiento del Bufete Petrus, el despacho que registró Garzón y que permitió que afloraran los detalles de la venta y que avanzaran las investigaciones, de la que más tarde se desgajó la Operación Pretoria de corrupción política. Mora no está imputado en ese caso, aunque invirtió en algunos de los proyectos urbanísticos realizados en el área metropolitana de Barcelona.

Tras iniciarse esa causa la Agencia Tributa requirió a Mora para que regularizara su situación. Su abogado penalista, Cristóbal Martell, y su asesor fiscal, Diego Artacho, presentaron una liquidación que Hacienda no aceptó y meses después ambas partes llegaron a un acuerdo.

El pasado mes de julio, Mora depositó 27.165.154 euros en la cuenta del juzgado de Garzón por la venta de Burberry y por los rendimientos posteriores. La defensa considera que cuando se celebre el juicio se podría aplicar a su cliente la atenuante muy cualificada de reparación total del daño al haber regularizado su situación fiscal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010