Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Procesados 36 afiliados de la Liga Norte por crear una banda armada en Italia

Entre los encausados por subversión separatista figuran un diputado y un alcalde

El alcalde de Treviso, Giampaolo Gobbo, el diputado Matteo Bragantini y otros 34 militantes de la Liga Norte italiana han sido enviados a juicio por un magistrado de Verona. Según la acusación, los antiguos 36 camisas verdes -antecedente de la Guardia Nacional Padana y de las recientemente legalizadas patrullas ciudadanas- formaban parte de una asociación armada de carácter militar, "un aparato paralelo a las fuerzas armadas", cuyo objetivo era la subversión secesionista de Italia.

El procesamiento de estos afiliados, que hace 14 años formaban parte de los camisas verdes, había sido aplazado varias veces por cuestiones técnico-jurídicas, y englobaba al inicio a los líderes de la Liga Norte, entre ellos los actuales ministros Umberto Bossi, Roberto Maroni y Roberto Calderoli.

En diciembre, los tres dirigentes del Gobierno de Silvio Berlusconi, ex eurodiputados y parlamentarios, quedaron finalmente fuera de la investigación de la justicia gracias a una resolución del Parlamento, que negó al juez la autorización a proceder contra ellos, y a un dictamen del Tribunal Constitucional.

Ahora, los imputados, en su mayoría lombardos y vénetos pero también de Piamonte, Friuli y Liguria, se enfrentan a penas que oscilan entre los 5 y los 10 años de cárcel. Según la acusación, entre 1996 y 1997 la Guardia Nacional Padana fue "entrenada militarmente con el objetivo de organizar la resistencia y planificar una eventual secesión del territorio del norte [de Italia] a través de una estructura armada".

La investigación del caso ha sido larga y agitada. En 1996, durante un registro ordenado por la fiscalía en una sede de los camisas verdes en Milán, Maroni, intentó morder en una pierna a un policía. Fue condenado por ultraje y resistencia a la autoridad a ocho meses de prisión, aunque en 2004 el Supremo rebajó la pena a una multa de 5.000 euros.

El ministro de Agricultura, Luca Zaia, candidato a la presidencia del Véneto en las próximas elecciones regionales de marzo, ha sido muy crítico con la decisión judicial. "La justicia debería ocuparse de otras cosas y no de hechos sucedidos en épocas lejanísimas. Debemos pensar en la distancia entre lo que hacen los jueces y lo que se esperan los ciudadanos".

Entre los imputados no figura el polémico eurodiputado Mario Borghezio, que fue condenado hace dos años a cinco meses de cárcel junto a siete camisas verdes por haber incendiado "accidentalmente" un refugio de Turín donde dormían algunos ciudadanos extranjeros. La pervivencia de la ideología violenta y racista en la Liga Norte es el eje del documental Camisas verdes, quememos la tricolor. Lo filmó en 2006 el periodista Claudio Lazzaro, y ha sufrido la censura de las televisiones italianas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 2010