Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bilbao pasa el 'casting'

Cientos de aspirantes en la selección de los protagonistas de la campaña publicitaria del centro de ocio de la Alhóndiga

Había candidatos de siete meses y de 77 años. Había quienes se habían apuntado espontáneamente y aspirantes que llevaban días pensando qué ponerse y ensayando poses. Todos ellos buscaban encajar en alguno de los seis perfiles que protagonizarán la campaña de comunicación de la apertura del centro de deporte, ocio y cultura de la Alhóndiga de Bilbao, que abrirá sus puertas en primavera. Unas 320 personas posaron ayer, primer día del casting, ante la cámara fotográfica ubicada en el primer piso de la estación de Abando desde las doce del mediodía hasta las ocho de la tarde. Los elegidos serán los protagonistas de varios anuncios publicitarios se verán reflejados en prensa, cuñas de radio y cartelería por toda la villa.

Hubo quien llegó a abandonar su puesto de trabajo para acudir a la cita

La idea es contratar gente de a pie que refleje el "espíritu de la Alhóndiga". Y es que el complejo, de 40.000 metros cuadrados y 45 millones de presupuesto, está pensado "para toda la ciudadanía", señalan los organizadores.

Minutos antes de arrancar la prueba ya había una larga cola junto a los andenes de la estación. Isabel, la primera de la fila, acababa de llegar del supermercado y todavía cargaba con un rebosante carro de la compra. "Yo me apunto a todo y como es una cosa para Bilbao no me lo he pensado", señalaba mientras trataba de deshacerse del miedo escénico. Por "cooperar un poquito" también se habían presentado Ana y su hijo Aketza, de año y medio. Más joven aún era June, un sonriente bebé de siete meses al que sus abuelos habían acicalado a conciencia para la ocasión.

Menos preparado había acudido Gonzalo, un joven mecánico de aire acondicionado "sin sentido del ridículo" que se había escapado del trabajo para presentarse a la prueba con el mono de trabajo puesto.

Junto a expertas en castings, como Sandra, aspirante a modelo publicitaria, y candidatos que ya exhibían maneras de divos al preguntarse dónde estaba el catering, había personas con motivos personales, de corte histórico, para acudir a la convocatoria. Ese era el caso de Mari, cuyo suegro, Jeremías Ortuondo, fue socio fundador de la Alhóndiga. Acudió junto a su nieta, Iratxe, y ninguna dudó en posar para la cámara de vídeo con la que se elaborará un corto de diez minutos para el día de la inauguración y un making off del casting.

Quienes deseen presentarse al casting tienen hoy otra oportunidad en el mismo lugar y a la misma hora. Las imágenes de los no elegidos servirán para crear un gran mural que se exhibirá en la apertura del centro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de enero de 2010