La corrupción se traga el 25% del PIB de Afganistán

La corrupción es la principal preocupación de los afganos, por delante de la inseguridad y el desempleo, según un informe de la oficina de Naciones Unidas contra la droga y el crimen (UNODC, en sus siglas en inglés) hecho público ayer.

Según los datos del estudio, los afganos pagaron 2.500 millones de dólares (1.700 millones de euros) en sobornos en los últimos 12 meses, lo que equivale aproximadamente a una cuarta parte del PIB del país.

En la encuesta, realizada a 7.600 individuos en 12 capitales de provincia y 1.600 pueblos, el 59% considera el pago de sobornos su principal preocupación, por delante de la inseguridad (54%) y el desempleo (52%). Uno de cada tres afganos cree que la corrupción es la norma; sólo el 9% de la población ha notificado algún caso a las autoridades.

El fenómeno, más subrayado en las provincias del norte y el sur del país, reviste proporciones desorbitadas en el caso del afgano medio, que desembolsa cada año 160 dólares (unos 111 euros) en cohechos, es decir, más de un tercio de sus ingresos (la renta media por habitante y año es de 295 euros).

Antonio María Costa, jefe de la UNODC, afirmó ayer que la corrupción contribuye al tráfico de drogas y el terrorismo en Afganistán. "Es hora de detener la desaparición de dinero y confianza a través de ese gran agujero negro", dijo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS