Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadbury acepta la oferta de la estadounidense Kraft

El Consejo del gigante británico de confitería Cadbury aceptó ayer una oferta para vender la compañía a la estadounidense Kraft por 11.900 millones de libras (13.560 millones de euros). Kraft pagará 850 peniques por acción (incluidos 10 peniques en dividendo) de los que 500 peniques serán en efectivo y el resto en acciones de Kraft.

El acuerdo, cerrado tras una larga noche de negociaciones, pone fin a cinco meses de hostilidades. Cadbury rechazó en septiembre una primera oferta hostil de Kraft que valoraba la compañía en 11.885 millones de euros, de los que tan sólo 4.785 millones eran pagaderos en efectivo (a razón de 300 peniques por cada título de Cadbury). Kraft espera generar unas sinergias anuales de 675 millones de dólares a partir del tercer año de la absorción.

El acuerdo supone una cierta humillación para los británicos, que pierden el control de una compañía fundada en 1824 por John Cadbury, un cuáquero que abrió en Birmingham una tienda para vender té, café y chocolate caliente con la esperanza de combatir el consumo de alcohol. Pero, sobre todo, abre grandes interrogantes sobre el futuro de los empleados de Cadbury en el Reino Unido y, en especial, en el extranjero. La corporación británica emplea a 45.000 personas en 60 países, de las que sólo 5.600 están en Gran Bretaña e Irlanda.

Aunque Kraft no ha dado ninguna garantía de que mantendrá los actuales niveles de empleo en las islas, se estima que los trabajadores dedicados a tareas de producción en factorías británicas tienen más posibilidades de mantener el empleo a corto plazo que aquellos destacados en el cuartel general de Uxbridge, al oeste de Londres.

Los accionistas deben refrendar el acuerdo a más tardar el 2 de febrero, pero se da por hecho que lo aprobarán después de que ayer se pronunciara a favor uno de los mayores accionistas institucionales, Standard Life, a pesar de que esperaba un precio algo superior.

La victoria de Kraft -cuyo principal accionista es el financiero Warren Buffet y emplea a 98.000 personas- deja en la cuneta las opciones de su rival estadounidense Hershey para pujar por Cadbury. Las opciones de Hershey (que está obligado a presentar una contraoferta no más tarde del próximo lunes por imposición de los reguladores) ya eran pequeñas debido a las dificultades financieras de sus posibles socios, Nestlé y Ferrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de enero de 2010