Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda riñe a AENA por incumplir la ley con el sueldo de los controladores

La empresa lleva años sin solicitar la aprobación de la comisión de retribuciones

La Intervención General de la Administración del Estado (IGAE, del Ministerio de Economía y Hacienda) reprocha a AENA que incumpla "de manera sistemática la normativa en materia de retribuciones de personal" desde hace años, según señala el informe de ejecución de los planes de control financiero y auditoría pública de 2008. La IGAE explica que la empresa pública de aeropuertos "no ha presentado solicitud alguna ante la Comisión Ejecutiva de la Comisión Interministerial de Retribuciones (CECIR) para la aprobación de la masa salarial" de los controladores.

Al igual que había hecho en los informes de los años anteriores, señala que las retribuciones reales del colectivo superan las aprobadas en 1999 (cuando se firmó el convenio colectivo actual). "La retribución media real por controlador ascendió en 2007 a 304.874 euros y excede en 210.316 euros a la que resultaría de actualizar con los correspondientes IPC anuales la retribución de 1999, que fue la última aprobada por la CECIR". Se supone que esa cifra es bruta (hay que deducir el IRPF), aunque el texto no lo especifica.

La Intervención recuerda que esa diferencia se debe en gran parte a los "acuerdos con el colectivo de control", que se firmaron "para poder satisfacer las necesidades afloradas por los incrementos de tráfico". Y añade que en los últimos ejercicios esos incrementos inciden "significativamente en las tarifas de ruta, que en 2008 fueron las más caras de Europa".

En el mismo informe referido a 2005, la IGAE ya señalaba incrementos de las retribuciones de más del 200% entre 1998 y 2004 (de 71.000 a 216.000 euros anuales).

Por otro lado, el aeropuerto de Madrid-Barajas rebajó en la mañana de ayer el número máximo de operaciones por la baja visibilidad debido a la niebla (de 20 despegues y aterrizajes a la hora frente a los 48 de capacidad máxima) lo que provocó retrasos (de hasta una hora de media). Antes de recuperar la operación normal, hacia la una de la tarde, las compañías habían cancelado 19 vuelos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 2010