Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cazadores furtivos abaten especies protegidas en A Limia

El Seprona los culpa tras encontrar restos de cabra montesa

El servicio de protección de la naturaleza de la Guardia Civil, el Seprona, y la Consellería de Medio Rural coinciden en que no suele haber muchos casos de cazadores furtivos en Ourense. Sin embargo, esta semana en uno de esos "casos aislados" agentes del Seprona encontraron en un vertedero cercano al Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés siete cráneos de cabras montesas y uno de muflón, especies que la Xunta trata de reintroducir en el parque desde los años 90 y sobre las que está prohibida la caza.

Los cuernos de los animales, tal y como los encontraron los agentes, estaban unidos a los cráneos lo que les hace pensar que estaban colgados de forma que pudieran ser transformados en trofeos. Se trata de un animal muy apreciado por los cazadores, simplemente, para coleccionar el cráneo y la cornamenta, explicó el Seprona, que continúa con su investigación.

Unións Agrarias teme que la Xunta elimine las ayudas por daños de jabalí

La dirección del parque natural, sin embargo, cree que es muy apresurado y muy aventurado asegurar que se traten de cabezas de cabras montesas. Desde Medio Rural apuntan que podrían tratarse de cabras normales que pertenezcan a algún vecino debido al tamaño del cráneo, ya que son grandes y muy angulosos.

Frente a la seguridad de los agentes de la Guardia Civil, que apelan a su experiencia, será el Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre de O Rodicio el que analice los restos para resolver a qué animal pertenecen.

Desde finales de la década de los años 90 el Parque Natural de Baixa Limia intenta reintroducir esta especie en el espacio protegido. Comenzaron con 20 ejemplares y ahora se pueden contar ya unos 300 en libertad, además de 30 más en semilibertad en la zona de Muiños.

Ayudas por el jabalí

El secretario de desarrollo rural de Unións Agrarias, Jacobo Feijoo, dio ayer a conocer el malestar del sindicato debido a "los continuos indicios de que la Xunta pretende desmantelar la vigente línea de ayudas" destinadas a los daños producidos por jabalíes en explotaciones de la comunidad. Su acusación se basa en que el presupuesto de este año coincide "sospechosamente" con los daños pendientes de pago de 2009 y que, además, la Xunta ha deshabilitado el sistema de recogida de denuncias por ataque de jabalíes.

Desde la Consellería de Medio Rural niegan estas acusaciones y afirman haber duplicado la cuantía de las ayudas, que este año ascienden a 250.000 euros, y que serán publicadas en el Diario Oficial de Galicia a finales de febrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de enero de 2010